Publicidad
Publicidad

Pemex y el Senado: ¿disputa en camino?

La cámara alta podría frenar esta fórmula para captar inversión privada.

Petróleos Mexicanos ( Pemex ) publicó la licitación de los Contratos de Servicios Múltiples (CSM) para explotar gas natural en la Cuenca de Burgos, a pesar de no haber hecho los amarres en el Senado para evitar enredos jurídicos.

-

El 17 de julio la paraestatal licitó los primeros cuatro bloques –los más grandes–, conocidos como Ricos, Reynosa Monterrey, Misión y Corindón Pandura, y el 29 de julio licitó tres paquetes pequeños: Cuervito, Fronterizo y Olmos. Los siete abarcan más de 12,000 kilómetros cuadrados.

-

Si tienen éxito, los CSM aportarán una producción de 1,000 millones de pies cúbicos diarios de gas dentro de tres o cuatro años. En junio pasado, Pemex importó un volumen récord de 930 millones de pies cúbicos diarios y se augura que las importaciones seguirán en aumento. De ahí la urgencia.

Publicidad

-

En cuanto se publicó la convocatoria, senadores del PRI y PRD, encabezados por Manuel Bartlett, anunciaron que elaborarán una controversia constitucional.

-

Participar en la licitación no es cualquier cosa. Cada juego de bases para los primeros cuatro bloques tiene un costo de entre $77,000 y $124,000 dólares, debido al cúmulo de información geológica y técnica que se entregará a los interesados.

-

La pregunta es: ¿qué compañía realizará ese gasto, a sabiendas de que los senadores están listos para frenar todo? Se tienen los antecedentes del fracaso de las reformas eléctrica y petroquímica, y del pleito que ganó Bartlett contra un decreto del Ejecutivo en materia de electricidad.

Publicidad

-

“No se requiere ninguna autorización del Congreso para seguir adelante con los CSM, excepto el consentimiento presupuestal y ese ya lo tenemos”, señala Sergio Guaso Montoya, director ejecutivo de los CSM por parte de Pemex.

-

Los senadores no lo ven así. “No hay incentivos para llegar a acuerdos,” afirma Sergio Benito Osorio, asesor del PRD en el Senado en materia de energéticos. En otras palabras, el Ejecutivo no ofrece nada a la oposición a cambio de su apoyo a los contratos y a otras reformas energéticas.

-

La oposición dice que Pemex será un simple administrador. La ganancia será para los contratistas y para Hacienda. La controversia constitucional podría retrasar los contratos dos años o matarlos. Y la industria nacional, sin gas.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad