Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Rescatando el sexto sentido

Por qué las ejecutivas no deben perder su lado femenino... y los hombres deben encontrarlo.

“Cuando empecé a trabajar en el banco era yo la única mujer ejecutiva en -la oficina y me di cuenta que para sobrevivir, y avanzar, me tenía que -aclimatar o aclimorir”, recuerda Amelia Lara*, hoy directora en una importante -institución financiera.

- “A pesar de mis amplias credenciales me volví muy insegura y, -literalmente, empecé a mutar. Primero mi ropa, me volví mucho más seria, casi -victoriana; después mi manera de hablar, las frases y expresiones que usaba; -aunque el cambio más radical fue en mi manera de trabajar, me volví mucho más -dura y obsesiva, como mis compañeros… Llegó hasta el punto en que si salía -a comer con los de la oficina y pasaba una mujer guapa yo también la volteaba a -ver.”

- Las mujeres ejecutivas han asumido, durante años, que para tener éxito en -un mundo predominantemente masculino deben dejar a un lado su femineidad -(palabra que, incluso, muchas veces consideran despectiva) y mimetizarse con sus -colegas hombres, desde el vestido y los manierismos hasta el lenguaje y el modus -operandi en los negocios.

- Sin embargo muchas mujeres están descubriendo que volverse camaleones no -lleva al éxito sino a la locura.

- Un nuevo estudio, realizado por HayGroup, consultora dedicada a maximizar el -rendimiento organizacional, sugiere que las mujeres ejecutivas más exitosas son -aquellas que conservan su eje femenino y lo incorporan en su manera de trabajar; -esto las ayuda a crear un mejor ambiente de trabajo, ser más respetadas y tener -un desempeño incluso mejor que sus colegas hombres.

- Los resultados de este informe son de gran importancia no sólo para que las -mujeres aprecien las ventajas intrínsecas de su personalidad, sino para que los -hombres descubran que ahora son ellos los que tienen que aprender y asimilar -para maximizar su desempeño en el mundo laboral.

Publicidad

- “Después de un revés en la oficina (le dieron a un colega el puesto que -yo quería) me di cuenta que esta adaptación, que yo había considerado como la -llave del éxito, era precisamente lo que me estaba dejando atrás. Más que -liderazgo transmitía incongruencia. Había olvidado precisamente la ventaja que -tenía yo sobre el resto de mis compañeros: como mujer podía navegar en el -‘mundo de hombres’, con la creatividad y la sensibilidad que distinguen mi -trabajo.”

- A los pocos meses de tomar esta nueva actitud,  Amelia Lara empezó un -acelerado ascenso en el organigrama de su empresa.

- Mujeres que mandan demasiado
-
Hasta ahora, las ejecutivas habían hecho a un lado su lado femenino por -varias razones. Una de las más obvias fue la falta de role models -(ejemplos) exitosas que imitar.

- Las mujeres mexicanas siguen siendo un “fenómeno” nuevo y esporádico en -los ambientes ejecutivos; empezaron a incorporarse a los niveles empresariales -hace no más de 30 años y, aún hoy, ocupan sólo 12% de los puestos -directivos.

- En promedio, entre más importante es la empresa menos mujeres se encuentran -en los altos puestos: de los 2,859 ejecutivos que trabajan en empresas que -cotizan en la Bolsa, sólo 122 (4.26%) son mujeres.

- Siguen siendo la excepción que hace la regla, por lo que sus parámetros de -éxito, los que buscan imitar, son típicamente masculinos.

Publicidad

- Muchas asumen implícitamente que el modo femenino es incompatible con la -capacidad empresarial y el éxito.

- Sin embargo, además de estas existen otras razones en el trasfondo.

- La lucha por “igualdad entre los sexos” se ha convertido en una contienda -por ser idénticos, sin respetar aptitudes y personalidades.

- Mientras que la capacidad empresarial de hombres y mujeres es igual, el -estilo que cada quien utiliza es intrínsecamente diferente (ni mejor ni peor, -simplemente distinto).

- Buscar esta uniformidad ha hecho que las mujeres desechen características -diferentes, pero también valiosas en el ámbito empresarial.

- Trabajar con una actitud aprendida (no natural) es exactamente lo que hace -que las mujeres que trabajan de manera masculinizada sean menos exitosas; la -agresividad se convierte en hiperagresividad, la determinación se sobrecompensa -con obsesión.

Publicidad

- Lo mejor de dos mundos
-Los resultados del estudio de HayGroup demuestran que para las mujeres el éxito -no está en imitar a los hombres sino en marcar las diferencias y capitalizar la -capacidad de poder dar soluciones diferentes que, en muchos casos, son igual o más -efectivas.

- La famosa “intuición femenina” o el “sexto sentido” no es magia o -mito, sino la atención y sensibilidad que las mujeres tradicionalmente prestan -a la comunicación no verbal (movimientos, expresiones, ambientes) y que es un -arma invaluable en cualquier proceso de toma de decisiones.

- Para los hombres también hay una clara lección; la feroz competencia que -existe en el mundo de los negocios hace virtualmente obligatorio ampliar la gama -de respuestas y maneras de solucionar los problemas que tradicionalmente se -presentan con frecuencia en las organizaciones. De igual forma ellos deben -retomar la menospreciada forma femenina que les permita actuar de manera más -creativa, con una visión más integral del problema y logrando crear mejores -alianzas tanto con su equipo de trabajo como con la red de clientes y -proveedores.

- Como bien dicen los ejecutivos de HayGroup: “Los mejores líderes, hombres -o mujeres, no utilizan el estilo de liderazgo que es más cómodo (o común) -sino el estilo que mejor se acopla a la situación y a la persona a la que se -está dirigiendo.”

-

* A petición expresa de la entrevistada su nombre ha sido cambiado.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad