Publicidad
Publicidad

Sabor mexicano

¿México tiene que conformarse con ser un consumidor de tecnología? Hay quienes aseguran que no.

La idea empieza a convencer a autoridades y empresarios: México posee las ventajas para convertirse en un jugador muy destacado en el campo de la manufactura de software . Hace unas semanas, la Secretaria de Economía anunció que una de sus metas es conseguir que, para 2010, la producción local de aplicaciones represente beneficios por $5,000 millones de dólares (hoy, la actividad genera $500 millones de dólares).

-

De hecho, desde hace tiempo, compañías mexicanas que ya participan en dicha actividad y organismos locales del sector tecnológico (como la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de Información: AMITI) han insistido en que impulsar la producción de aplicaciones le brindaría al país una fuente de ingresos muy rentable.

Publicidad

-

Según proyecciones de la AMITI y Bancomext, para 2006 la industria nacional de desarrollo de software contaría con una demanda interna valuada en $4,800 millones de dólares. Además, para los proveedores mexicanos, el mercado de exportación podría representar un monto de $35,000 millones de dólares.

-El dinero del software está ahí para quien quiera tomarlo. Si el país no lanza una apuesta seria, alguien más lo hará. Por ejemplo, la India  rápidamente entendió y aprovechó el potencial de este nicho: hace 15 años, en el rubro de fabricación de aplicaciones, facturaba apenas $20 millones de dólares; hoy obtiene $6,500 millones de dólares ($4,000 se generan por exportaciones a Estados Unidos). Para 2008, el país asiático espera realizar exportaciones de software con un valor de $50,000 millones de dólares.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad