Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Sabuesos digitales

Sun Microsystems creó un software para que las empresas puedan cumplir con la ley Sarbanes–Oxley.

La nueva ley Sarbanes–Oxley (Sox) está rodeada de actores como contadores, -auditores y pillos astutos. Sox entra en vigor a partir de julio de 2006 para -compañías públicas estadounidenses y en 2007 para firmas internacionales que -cotizan en Wall Street. En México sólo una veintena de compañías cotiza en -Nueva York. Eso no importa, mientras tanto, Sox ya se rodea de muchos mitos.

- Fríamente, la ley va a afectar a unas cuantas compañías que, de por sí, -tienen suficientes recursos como para invertir en lo que sea necesario para -poder cumplirla; La función de Sox es bastante clara: representa un intento por -evitar escándalos corporativos como los de Enron y Martha Stewart, que siguen -siendo objeto de vasta cobertura periodística.

- El tamaño de la inversión que deben realizar depende de la dimensión y la -naturaleza de cada firma. El costo también varía del momento en que cada -empleo decida implantar en sus organizaciones lo necesario para estar al -corriente. Sin embargo, hay un importante actor para lograr cumplir con la ley: -el peso de la tecnología en las nuevas formas de reportar resultados -corporativos.

- “La tecnología clave que la gente está buscando, es la que permite -administrar la identidad de quién tiene permiso para tareas particulares y para -acceso a información financiera”, explica Nigel Woodward, gerente global de -Sistemas Computacionales para Mercados de Capitales y Valores de Sun -Microsystems, empresa de tecnología que proveerá una solución al respecto.

- Cuando un director de Finanzas avala con su firma que los reportes son -exactos, va a tener la certeza de que todos los datos son verídicos y que nadie -ha podido corromperlos. Para que esto suceda hay una red de empleados que se -divide a grosso modo en los de sistemas –como ingenieros–, los -auditores y contadores que fungen como verificadores.

- Existe un personaje en medio que cobra gran importancia en la administración -de nuevas tecnologías para el efecto de transparencia: el operador. “Son los -que realmente tienen el control. ¿Qué pasa cuando se van de la empresa? En -esos casos puede que tengan acceso a información importante, de ahí lo -escencial de invalidar cuentas”, explica Woodward.

Publicidad

- Al entrar con una palabra clave, ésta determina si el usuario puede acceder -a la contabilidad en general o si el usuario puede o no actualizar los márgenes -de rentabilidad.

- El personal de tecnología tiene que entender muy bien cómo funciona la -infraestructura, los operadores deben estar autorizados para usarla y los -auditores deben revisar los procedimientos.

- Se trata de ser más preciso y transparente, tener procesos muy sólidos. -Esto, sin embargo, no garantiza que la Sarbanes–Oxley sea la panacea. Woodward -menciona el nombre del ex convicto Nick Leeson; corredor de 28 años que llevó -a Bearing Bank, el banco mercantil más antiguo del mundo, a la quiebra en 1995. -Leeson se apalancó indebidamente sin poder cubrir sus obligaciones y escondía -sus pérdidas en una cuenta.

- Leeson siguió pidiendo recursos, pensando que podía recuperarse en algún -momento. La cartera del corredor se estaba abarrotando de derivados ligados al -índice Nikkei, pero Leeson creyó que estaba tocando fondo. Para cuando Leeson -huyó de Singapur, Bearings Bank había quebrado con deudas superiores a su -capital y reservas totales. Se trató de una situación en la que alguien pudo -influenciar la operación bursátil y la función de pagos.

- El producto que Woodward está desarrollando para ayudar a sus clientes a -cumplir con la Sox, consiste en un protocolo para gestionar la identidad de los -usuarios. Éste permite monitorear el permiso de todos los miembros del -personal. Sun cuenta con una metodología llamada Suntone Risk Management que -posibilita el escrutinio de qué tan buena es la infraestructura tecnológica.

- Algunas de las dudas que este producto disipa tienen que ver con el estado de -la infraestructura de la red o si los procedimientos en administración de datos -son correctos. Es decir, con todos los aspectos que hacen las estructuras -tecnológicas confiables. Es una herramienta en línea que contiene 1,200 -preguntas para cerciorarse de que existe rigor dentro de los procedimientos, tan -frecuentemente como el usuario prefiera.

Publicidad

- “No se puede detener a alguien que esté en contubernio con el encargado de -otorgar los permisos y así, lograr para burlar al sistema”, aclara Woodward. -Sin embargo, los casos de fraude tienden a inflarse y prolongarse. Los -reguladores no se van a ir de cacería de brujas, sino a asegurarse de que se -ejecuten las mejores prácticas corporativas. Hay que ver lo que hicieron Martha -Stewart, Ken Lay y Bernard Ebbers que han aparecido en muchos encabezados.

- Cabe recordar que la cobertura de estos fraudes, también ha orillado a la -comunidad corporativa a la paranoia. El diario The New York Times -publicó a finales de marzo que dos banqueros fueron despedidos por haber usado -información confidencial, no de manera indebida o deshonesta, sino para ganar -un cliente. Cuando les fue anunciado, los banqueros preguntaron si habían -violado alguna regla. Se les dijo que no, pero que su despido era una decisión -final.

- También hay que mencionar el otro lado de la moneda. A principios de marzo -una persona recuperó su trabajo en un Banco de Virginia por la protección de -la Sox.

- La ley Sarbanes–Oxley va a tener un impacto en las inversiones de las -grandes corporaciones que cotizan en el mercado de Nueva York. Esto no se va a -traducir en incrementos de precios porque los que pueden costear cotizan en el -índice NYSE y tienen asignados recursos financieros para amortiguar las -exigencias de la nueva ley, a decir de Woodward. Los que nada deben, nada temen.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad