Publicidad
Publicidad

Salud ejecutiva

-

Hace 18 años, en la historia de portada de su edición número 418 (junio 26 de 1985), Expansión colocó la lupa sobre un aspecto poco analizado en ese momento: la relevancia del ejercicio y la salud física en el desempeño de los ejecutivos.

-

Alberto Cuevas, médico especializado, afirmaba: “La actividad deportiva tiene una vital importancia, en virtud del sedentarismo y la alta presión a que está sometido el hombre de negocios por la responsabilidad de tomar decisiones. El cuerpo del hombre, hecho para la lucha y el movimiento, hoy se encuentra sumamente anquilosado por los rigores de la vida urbana y el trabajo demasiado intelectualizado de la época. Desarrollo y progreso son términos que han dado lugar a la ley del mínimo esfuerzo, que muchos han interpretado como el mínimo esfuerzo físico.”

-

Según las fuentes consultadas hace 18 años, los ejecutivos que practicaban regularmente algún deporte no hacían uso de un amplio catálogo. La vocación del empresariado en este sentido se concentraba en disciplinas que, además, resultaban útiles a la hora de generar negocios: golf, tenis o equitación.

Publicidad

-

Hoy la situación es  distinta: el deporte y el cuidado de la salud física no son considerados asuntos menores en la vida de un ejecutivo eficiente. Muchas firmas fomentan el ejercicio entre sus empleados y algunas han construido gimnasios en sus instalaciones.

-

Los empresarios más inteligentes, además de mejorar su salud, aprovecharon para crear un nicho de negocios. Cálculos extraoficiales señalan que en México existen 2,000 gimnasios, los cuales generan ganancias importantes.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad