Publicidad
Publicidad

¿Aterrizaje suave?

Preocupa el freno del gigante de Asia.

En el segundo trimestre de 2004 la economía china creció 9.6% con respecto -al año anterior, crecimiento menor al registrado durante el primer trimestre -del año, 9.8%, y al crecimiento de dos dígitos que The Economist Intelligence -Unit había pronosticado para el periodo abril-junio. Los datos revelan el -panorama confuso de la economía. La expansión del crédito se redujo en julio -por quinto mes consecutivo, pero el crecimiento de la inversión subió 31.5% -con respecto al mismo periodo del año anterior, y en agosto la producción -industrial creció con respecto al mes anterior.

- El desenlace más probable es que el gobierno triunfe en su objetivo de -mostrar un crecimiento del PIB a una tasa más sustentable (pero aún rápida) -de 7 u 8% anual, aunque no pueden descartarse otros escenarios. La mejora -reciente en el crecimiento de inversión, por ejemplo, podría atemorizar a los -funcionarios y llevarlos a implementar medidas de ajustes de mayor alcance, un -desarrollo que podría provocar una desaceleración más marcada de la esperada.

- Escenarios alternativos
-
Los funcionarios chinos han tratado de evitar una estrategia que implique el -incremento de las tasas de interés para refrescar la economía. Esto se debe, -en parte, a que creen que el recalentamiento reciente ha sido un fenómeno más -asociado a un sector específico que a la economía en su conjunto. Con medidas -administrativas, el gobierno esperaba enfriar las industrias sospechosas, -mientras permitía que el resto de la economía, en especial las industrias de -consumo y el sector privado, siguieran creciendo con fuerza. El gobierno -esperaba que con ello se lograra un “suave aterrizaje” de la economía -general -una desaceleración de los índices del PIB de aproximadamente 7 u 8%- -aún cuando ciertos sectores decrecieran abruptamente.

- Si bien no será bienvenido, los funcionarios podrían aceptar algún daño -sobre los sectores no recalentados si tuvieran éxito en su objetivo mayor de -estabilizar el crecimiento del PIB en un índice más sustentable pero aún -relativamente alto. The Economist Intelligence Unit sigue creyendo que -probablemente lo logren. Sin embargo, hay otro desenlace posible por el cual el -grado de complacencia a nivel del gobierno central lleva a reanudar el gasto en -proyectos mascotas de funcionarios locales, muchos de los cuales parecen estar -agraviados por las medidas de ajuste ya tomadas y que pueden considerarse -disponibles para aprovecharse rápidamente de cualquier cambio de humor en el -gobierno central. Con esta perspectiva, es preocupante que la constante -desaceleración del crecimiento de inversiones registrado en los primeros cinco -meses de 2004 fuera inverso en junio y julio, cuando el gasto de capital -ascendió a 22 y 32% respectivamente con respecto a 2003.

- Existe un tercer escenario posible: un aterrizaje difícil en el cual el -crecimiento del PIB caiga mucho más allá del objetivo del gobierno. Esto -sucedería a corto plazo ya que la desaceleración en la economía así lo -demanda y exacerbando la caída de la confianza del inversionista, ya desatada -por las medidas de ajuste del gobierno: en otras palabras, el objetivo final -clásico en una burbuja económica. También podría producirse una caída -abrupta un paso después, desatada por nuevas medidas de ajuste del gobierno.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad