Publicidad
Publicidad

De frente a las deudas

Cemex asegura que cumplirá con sus compromisos financieros en 2012; de lo contrario, los acreedores podrían exigir un prepago o solicitar su bancarrota.

El reloj avanza contra Cemex. La baja en las expectativas económicas coloca la firma entre la espada y sus acreedores, con los que podría renegociar condiciones de su deuda por 6,700 millones de dólares (mdd), que vence en 2014.

En diciembre, sus números deben mostrar una relación de flujo operativo sobre intereses pagados de 1.75 veces y de deuda sobre flujo operativo de siete veces. El mercado ve difícil que lo logre, pero Cemex dice que cumplirá sus compromisos financieros; sólo en caso extremo, renegociaría con bancos, señala un vocero que pidió no ser citado.

Los problemas iniciaron cuando la crisis de 2008 tomó a Cemex sobreendeudada por la compra, en 15,300 mdd, de Rinker. En 2009, renegoció deuda por 14,500 mdd e hizo prepagos para lo cual emitió bonos convertibles por 1,800 mdd y vendió activos por 1,700 mdd.

Publicidad

Las medidas diluyeron la propiedad de los accionistas, lo que puede repetirse en junio o diciembre de 2012, dice Francisco Suárez, analista de HSBC. "Está corta en 4,000 mdd de flujo de efectivo para cumplir con las obligaciones de diciembre de 2012", añade un reporte del banco. La compañía tiene un plan de ahorro de energía y venta de activos (por 1,000 mdd), pero el mercado duda de que sea suficiente, por los pronósticos de crecimiento en EU y Europa.

Además, la mayor parte de su deuda es en dólares y casi la mitad de su flujo operativo, en pesos mexicanos, depreciados 14% en las últimas semanas, agrega Carlos Hermosillo, analista de Banorte.

Así, los analistas sostienen que el incumplimiento de los covenants dará a los acreedores armas de negociación para exigir a Cemex un prepago y, en el extremo, solicitar su bancarrota.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad