Publicidad
Publicidad

Vértigo y diversión

-

Son muchas las familias que, año con año, huyen del frío invernal y se refugian en lugares playeros. Sin embargo, cada vez son más las que prefieren aprovechar esta temporada de nieve para ir a esquiar a los lugares más recónditos, como los que ofrece el sur de Nueva Zelanda, donde las estaciones de esquí se conjuntan con hermosos paisajes con terreno variado y hielo que asemeja polvo blanco.

En particular, los parques de nieve de Cardrona, ubicados en la zona de Wanaka, ofrecen a los esquiadores alturas de más de 600 metros y enormes pistas, como la de Treble Cone. Su parque infantil donde los niños también se divierten aprendiendo a esquiar, genera un ambiente familiar como pocos en el mundo para quien gusta del snowboarding o el esquí alpino.

Un teleférico de casi cuatro kilómetros permite disfrutar la zona montañosa y sus granjas privadas, al tiempo que en restaurantes, tiendas de ropa para esquiar y cafeterías conviven los visitantes, quienes comparten experiencias y hasta información del mundo de los negocios. El paracaidismo es otro de los deportes que suelen practicarse en el lugar.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad