Publicidad
Publicidad

Rodolfo Ramos Arvizu

-

CEO de Bachoco

Problema: En febrero, el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad y Calidad Alimentaria confirmó la presencia de influenza aviar tipo H7N3 en algunas granjas de Bachoco en Guanajuato.

Solución: Rodolfo Ramos Arvizu, director general de Bachoco, tomó decisiones drásticas. La empresa sacrificó los pollos de las granjas contaminadas y aplicó vacunas a aves en productoras vecinas. "Tuvo que hacerlo (...) no había opción", dice Marisol Huerta, analista de Banorte. Además, Bachoco informó a los consumidores del problema en su página de internet, estableció un cerco sanitario para evitar la propagación del virus -más allá de las zonas identificadas- y aplicó medidas de bioseguridad, como una revisión  del flujo de personal y de productos que entran a las granjas. Las medidas redujeron 8.1% los ingresos de la empresa. "Aun con la reducción, tendrá resultados positivos", dice Gustavo Terán, analista de Actinver.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad