Publicidad
Publicidad

Shell va por petróleo mexicano, pero pide transparencia

El director en las Américas fija las condiciones de la firma para participar en las licitaciones; la compañía también está interesada en participar en proyectos de aguas someras y pozos terrestres.
Con la apertura energética, Marvin Odum ve la oportunidad de que Shell expanda sus negocios. (Foto: Jesús Almazán )
marvin odum, shell, americas (Foto: Jesús Almazán)

Seguridad jurídica y transparencia son las condiciones que pide Shell al Gobierno de México, para participar en los proyectos de la reforma energética, de acuerdo con el director de Exploración y Producción de la empresa para las Américas (Canadá, América Central y Sudamérica), Marvin Odum.

“Es importantísimo, sin duda, que haya transparencia. Es fundamental para poder seguir adelante. Pero lo que ha ocurrido en los últimos 18 meses me ha dado mucha confianza de que se está haciendo lo correcto”, dijo el directivo a la edición del 5 de diciembre de 2014 de la revista Expansión , cuya suscripción está disponible en el Kiosko Digital .

Shell, la segunda petrolera más grande del mundo después de ExxonMobil , ha tenido continuas discusiones y reuniones con Pemex, según Odum, quien agregó que la firma tiene una buena relación y “vínculos muy fuertes” con los órganos reguladores y el gobierno.  

Desde hace 20 años, tienen una alianza con la estatal en la refinería Deer Park, en Houston, Texas.

En noviembre de 2014, el directivo anunció que la firma anglo-holandesa busca asociarse con Pemex en la exploración y producción de petróleo en aguas profundas del Área de Perdido, un yacimiento del Golfo de México, ubicado en una provincia transfronteriza frente a Tamaulipas y que está en la frontera marítima entre México y Estados Unidos.

De hecho, la compañía opera la producción de crudo en esa misma zona pero en el lado estadounidense.

Publicidad

“Es uno de nuestros proyectos más significativos, y la plataforma petrolera que llega a más profundidad en el mundo. Desde el punto de vista tecnológico, es un logro realmente espectacular y que está resultado muy bien: produce más de 1,000 barriles de crudo al día. Nuestra experiencia ahí nos da una idea muy directa de qué oportunidades puede haber en aguas profundas en México”.

Ronda Uno, ¿por su cuenta o en alianza?

“Todavía no tenemos una respuesta específica a esa pregunta. Pero mi suposición es: sí y sí. En este punto, mantenemos abiertas todas nuestras opciones”, señaló el directivo a Expansión.

Explicó que la compañía tiene mucho interés en estudiar otras oportunidades en aguas someras y pozos terrestres y no solo en aguas profundas.

Publicidad

La Ronda Uno será la primera licitación para las compañías privadas y mostrará cuánto interés tienen los inversionistas internacionales por el petróleo y gas de México. De las reservas de proyectos de desarrollo y explotación, el 15% se darán en esta etapa y se licitarán 169 bloques: 109 de ellos serán zonas para exploración y otros 60 para extracción.

Estas son algunas de las respuestas que el directivo dio a la revista Expansión:

Inseguridad en México no intimida a Shell

-La inseguridad en algunos estados de México donde hay reservas de petróleo, como Tamaulipas, ¿puede ser un problema? Hay expertos que dicen que las empresas prefieren los yacimientos en aguas profundas, para no tener que afrontar problemas sobre el territorio mexicano.

Publicidad

"Desde el punto de vista de Shell, las aguas profundas son muy atractivas porque tenemos experiencia y capacidades únicas en ese tipo de recurso. El Área de Perdido es una prueba de eso. Ésa es la razón de que nos interese.

"Pero también queremos evaluar las reservas en aguas someras o en tierra, y la seguridad será uno de los factores principales a estudiar en esos casos.

"Sin embargo, es importante entender que nuestra empresa opera en 70 países, y que en algunos hay situaciones de inseguridad muy complicadas. Un ejemplo: ahora mismo operamos en el sur de Irak, que no es un país fácil. Pero estamos ahí porque pensamos que podemos mantener a salvo a nuestro personal y nuestras actividades.

"Por tanto, la inseguridad es un tema de preocupación al que estamos prestando mucha atención, pero no es un obstáculo insalvable".

Los parámetros que engancharán a las petroleras, según Shell

Publicidad

-México compite con otros países latinoamericanos, como Brasil y Argentina, por atraer a las petroleras extranjeras. ¿Qué tiene que ofrecer el país para lograr un buen puesto en esa carrera?

"Condiciones muy competitivas. Es así de sencillo. Hay algunos parámetros clave, y uno de los principales es el fiscal, los impuestos que se cobren sobre cada proyecto. Ése será un elemento fundamental a la hora de tomar nuestras decisiones: un beneficio fiscal suficiente será el factor número uno para invertir.

"Pero hay otra serie de elementos, por debajo de ése, que también son importantes: cosas como el contenido nacional (las empresas mexicanas deberán representar un mínimo de 35% del proyecto para 2025, excluyendo aguas profundas) y el marco regulatorio . Para ver cómo se concretarán estas piezas".

-En cuanto a los términos fiscales, ¿qué quiere decir cuando habla de un “beneficio fiscal suficiente”?

"Tiene que haber suficiente recompensa fiscal en el sistema para ambas partes: para México y para los operadores que hagan la inversión. Eso puede hacerse de formas diferentes, pero tenemos que estar seguros de que el marco general sea competitivo".

Publicidad

-¿Está de acuerdo con el contenido nacional?

"Es razonable, y se ajusta a las capacidades que existen en México. Pero todavía hay áreas donde el contenido nacional no está completamente definido, como en aguas profundas".

La Ronda Uno, ¿demasiado pronto?

Marvin Odum aseguró que ha estudiado cómo se han registrado los cambios regulatorios y consideró que el ritmo es rápido, pero “en el buen sentido”.

Publicidad

“Opino que seguir a esta velocidad será bueno tanto para el país como para los inversionistas.

"Sin embargo, hay una palabra que yo usaría: flexibilidad. Va a ser importante a medida que avancemos en el proceso. Cuando la información ya esté disponible y estemos a días de la licitación, imagino que habrá un debate sobre cuál es un plazo razonable. Y si hay necesidad de modificar algo, habría que hacerlo cuando llegue el momento.

“Pero mi mensaje número uno en este momento sería: es más importante hacerlo bien que hacerlo demasiado rápido.

“Hay que tomarse el tiempo suficiente para establecer bien las condiciones y hacer acuerdos que puedan ser sostenibles durante varias décadas. Un proyecto de aguas profundas, por ejemplo, puede llevar 20 o 30 años y miles de millones de dólares en inversiones. Lo más importante es estar seguros de que se implementa una estructura sostenible".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad