Publicidad
Publicidad

Creado en México: los innovadores están; falta la inversión

El país tiene potencial para ser inventor, pero debe dar impulso con educación y financiamiento; Expansión presenta 10 proyectos mexicanos a la vanguardia de la innovación que buscan recursos.
Para que los países construyan sus marcas deben principalmente despertar un sentimiento de deseo, gozar de seguridad y estabilidad. (Foto: iStock by Getty Images )
hecho en mexico etiqueta (Foto: iStock by Getty Images)

Cuando el mexicano que inventó la lluvia sólida se presentó en la Secretaría de Agricultura con su producto capaz de almacenar agua por 40 días, pensó que tenía las de ganar. Pero no le creyeron. “Me dijeron que eso de manejar la lluvia en sólido era cosa de chamanes”, dice Sergio Rico, quien ha vendido su creación a una empresa rusa y a otra de Costa de Marfil.

Fue también a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero le dijeron que no había presupuesto para usar la lluvia sólida en los campos o le hacían falta certificaciones, cuenta Sergio a Expansión para su edición impresa sobre innovación que circula a partir del 10 de abril de 2015.

Cómo él, investigadores, empresas y cámaras industriales se quejan de las barreras que hay en México para innovar. No se animan porque no reciben incentivos fiscales ni suficientes financiamientos.

Lee: 6 mitos alrededor de la innovación

Publicidad

Los programas de apoyo –dicen- manejan procesos complejos e ineficientes. Muchos no ven un retorno de inversión que justifique el riesgo de innovar, y otros hacen descubrimientos que no logran monetizar, publica Expansión cuya suscripción está disponible en el  Kiosco Digital de Grupo Expansión.

Sin suficientes incentivos y con una política industrial enfocada a importar tecnologías del exterior, en México se innova poco. El Global Innovation Index de 2014, un índice que mide la capacidad de innovar de los países, lo confirma. México ocupó el lugar 66,  por debajo de otros países latinoamericanos, como Chile y Costa Rica, y bajó cuatro posiciones con respecto a 2013.

“México no figura bien, e incluso en los últimos años está cayendo”, dice José Luis Chicoma, director de Ethos, un laboratorio de políticas públicas que analiza y propone esquemas de asociaciones público-privadas (app) para que el país sea innovador.

Lee: Lluvia sólida, el invento de un mexicano

Publicidad

Barreras y tareas

Pero no todas son malas noticias para México. En el índice de complejidad económica de la Universidad de Harvard, que mide el potencial económico, el país ocupa el lugar 20 de 128 naciones.

Publicidad

Esto quiere decir que si el país explota mejor el conocimiento productivo en su economía, en el futuro va a crecer más, dice Chicoma. “Implica que México está más cerca de producir alta tecnología, como vemos en sus industrias aeroespacial y automotriz”.

Con la ayuda de diversos reportes y especialistas Expansión hace un diagnóstico de las principales barreras que impiden la innovación  en el país, así como las tareas clave para alcanzarla con éxito.

Entre los obstáculos enumera 10 como la aversión al riesgo, ausencia de una política industrial y la falta de preparación en la academia. Entre las medidas clave destaca nueve como destinar el 1% del presupuesto nacional a la innovación e incitar a que los investigadores reciban regalías de lo que transfieren y comercializan.

La publicación ofrece también una radiografía de la ciencia en México en términos de educación, inversión pública y privada, y registros de patentes.

Publicidad

Innovaciones en busca de socios

La Nariz Electrónica es un robot mexicano que puede encontrar drogas, fugas de gas y personas atrapadas bajo los escombros, pero lo que aún no encuentra son inversionistas.

Publicidad

Su creadora es Blanca Lorena Villarreal y es uno de las 10 invenciones mexicanas cuyas historias son contadas por Expansión.

Las primeras 72 horas son cruciales durante un desastre —explica la doctora en robótica del Instituto Tecnológico de Monterrey—. “No se tiene la tecnología (...) para rescatar a toda la gente”, dice.

El gobierno mexicano utiliza robots con cámaras y sonares en rescates. “Más que ojos y oídos —asegura— deberíamos tener olfato para localizar y rescatar”.

La opción más efectiva es usar el olfato de los perros. Sin embargo, “el éxito depende de factores que van desde el clima hasta del humor del animal”, explica Fernando Álvarez Bravo, titular de enlace de la Brigada de Rescate Topos.

Publicidad

Por ello, en su tesis doctoral, Villarreal desarrolló un sistema olfativo artificial móvil que tiene sensores para detectar partículas en el aire.

Otros contenidos destacados de este número:

  • Herdez por fin gana con los orgánicos
  • Las energéticas y la lucha por la tierra
  • El nuevo escenario de los bancos
  • México ya es el octavo país más endeudado
  • La primera empresa mexicana ya llegó a Cuba
  • Cómo el vudú te hará más cretivo

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad