Publicidad
Publicidad

Adiós a Andrés Henestrosa

El poeta y escritor mexicano murió de neumonía a los 101 años de edad; el literato se distinguió por ser un defensor y promotor de la lengua indígena zapoteca.
Sin Pie de Foto
El escritor promovió la trascendencia de la lengua zapoteca.

El poeta y escritor mexicano Andrés Henestrosa falleció en la Ciudad de México a consecuencia de una neumonía que lo aquejaba desde hacía unas semanas, informó su hija a la prensa mexicana. Tenía 101 años.

Originario del estado sureño de Oaxaca, el también historiador, periodista y político murió el jueves en su casa y después de ser velado en el sur de la ciudad recibirá el viernes un homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes, en el corazón de la capital.

Publicidad

El presidente Felipe Calderón lamentó el deceso de Henestrosa, un defensor y promotor de la lengua indígena zapoteca, a quien calificó de un ''mexicano universal y hombre de letras que mediante sus poemas, narraciones y ensayos, fomentó el valor y aprecio de la cultura indígena y de la historia mexicana''.

Cibeles Henestrosa, hija del escritor, informó sobre muerte de su padre a diversos medios mexicanos la noche del jueves.

''Estaba enfermo desde hace un mes, además, por su edad, ya estaba muy cansado'', dijo la hija, según declaraciones reproducidas el viernes por el diario La Jornada.

Publicidad

Henestrosa nació el 30 de noviembre de 1906 en la ciudad de Ixhuatán, Oaxaca, estado en el que realizó sus primeros estudios para luego viajar a la ciudad de México, donde se preparó para ser maestro y estudió además leyes y filosofía.

Fue funcionario público en el área cultural, así como diputado federal (en 1958 y de 1964 a 1967) y senador (1982-1988).

Entre sus trabajos destacan sus investigaciones sobre el indigenismo y en particular sobre la lengua zapoteca y sus principales obras incluyen ''Los hombres que dispersó la danza'' (1929) y ''Retrato de mi madre'' (1995).

Publicidad

Su hija mencionó que el autor será sepultado el sábado en un panteón de la ciudad de México, junto a los restos de su esposa, Alfa Ríos Pineda, quien falleció en 1995.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad