Publicidad
Publicidad

¿Las finanzas te enloquecen? Entiéndelas

Tantos datos financieros pueden confundirte si no conoces primero los conceptos básicos; elige dos o tres fuentes de información que cuenten con expertos reconocidos en el tema.
Entre los síntomas del estrés están los dolores de cabeza, tics nerviosos, fatiga, malhumor, insomnio, nerviosismo y falta de memoria. (Foto: Jupiter Images)
estres-trabajo-empleo-oficina (Foto: Jupiter Images)

Te levantas en la mañana con la duda de si debes o no comprar dólares .

Empiezas a hacer un recorrido por los noticiarios y sitios de Internet dedicados a finanzas buscando una opinión , pero ¡oh sorpresa!

En vez de una guía clara, te encuentras con tres opiniones a favor de comprar dólares (cada una con un diferente precio ideal), tres a favor de vender, dos analistas que opinan que el euro es lo que debes comprar, y un amante de las conspiraciones que te avisa la inminente desaparición del dólar por planes siniestros del gobierno estadounidense.

¿A quién hacerle caso?

Publicidad

Bien dice el dicho que "información es poder", pero ¿qué pasa cuando los datos financieros, las opiniones, las ecuaciones-que-tienen-la-verdad, las regresiones econométricas y los análisis de expertos son tantos, y muchas veces tan incomprensibles que, en vez de permitirte actuar, y tomar buenas decisiones, te paralizan y hasta te pueden llegar a hacer un hoyo en el estómago?

La "intoxicación de información" es por culpa de los tiempos modernos.

Vivimos en un mundo cada vez más financiero en donde hay, cada vez más información; algo excelente para el desarrollo de los mercados, pero que deja al inversionista promedio, irónicamente, menos informado y más confundido.

¿Cómo hacerle para realmente aprovechar la información financiera que te rodea y utilizarla para tomar decisiones acertadas?

Publicidad

1. No es cantidad sino calidad

Elige solamente dos o tres fuentes de información financiera (no necesitas más) que te permitan tener una buena visión de lo que está pasando, y de lo que puede pasar, sin avasallarte.

Busca aquellas que, además de darte información puntual, también te presenten opiniones de los expertos en el tema .

Consúltalas con constancia para estar al corriente, llevar un mejor "hilo" y, así, entender mejor lo que pasa.

Publicidad

Ojo: los rumores, opiniones del vecino, expertos de la hora del café no son fuentes fidedignas de información financiera, evítalos.

2. Entiende lo que lees

Si tienes dudas sobre el significado o las implicaciones de un término o de una noticia en particular, investiga lo que significa antes de llegar a tus propias, y mal entendidas, conclusiones.

De nada te sirve saber que el déficit primario de EU es de x% del PIB si no tienes, ni siquiera, idea de lo que quiere decir ‘déficit primario'.

Publicidad

3. Los números no dicen nada

No te enfoques en las cifras, sino en el panorama que reflejan.

Es más importante, por ejemplo, saber cuáles son las razones por las que el tipo de cambio lleva una tendencia que en memorizar el precio de cierre diario de la divisa en el último mes.

4. No te vuelvas un obsesivo

Publicidad

Es mucho más importante, y sano para tus inversiones, estar pendiente de lo que pasa en el mediano y largo plazos, que en el desempeño de cada segundo (que generalmente está afectado por elementos coyunturales que van, vienen y desaparecen).

El centrarte en el corto plazo no sólo te va a volver loco, también puede hacer que tomes decisiones financieras innecesarias, incluso, equivocadas.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad