Publicidad
Publicidad

Mantén tus finanzas ‘en el radar’

Las cuentas bancarias que no registren movimiento en un periodo de 6 años pasarán a la beneficencia; los bancos están obligados a destinar a ese fin las cuentas de cheques, ahorro e inversión.
Las cuentas que no reporten movimientos en seis años, pasarán a la beneficencia. (Foto: Photos to Go )
cheques banco cuenta dinero (Foto: Photos to Go)

Si tienes una cuenta bancaria de cheques, ahorro o inversión y no la has utilizado en un par de años, es momento de reactivarla. De acuerdo con el artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito, los bancos tienen la obligación de enviar a la beneficencia pública los fondos que no registren movimientos en un plazo de seis años

En un comunicado, la Condusef explica que, como parte de la disposición, una cuenta sin depósitos o retiros durante tres años pasará a una cuenta concentradora en el propio banco, en la cual se dejarán de cobrar comisiones. 

Antes de realizar este movimiento, la institución deberá avisar en el domicilio que tiene registrado con 90 días de anticipación a que se traspasen los recursos. En esta etapa, el dinero todavía puede ser reclamado al banco

Luego de tres años a partir de la transferencia a la cuenta concentradora, el dinero será entregado a la beneficencia pública. 

La disposición aplica para las cuentas que no superen los 17,460 pesos (300 días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal).

Se entiende como beneficencia pública al órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud con facultad de administrar los recursos que recibe por donaciones, herencias y cualquier otro título legal. Asimismo, administra recursos presupuestales de la recaudación fiscal federal para atender las necesidades más urgentes de las clases más desprotegidas. 

Publicidad

Evita donaciones involuntarias

La Comision Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) te recomienda algunas medidas para el manejo saludable de tus cuentas.

- Cerciórate de que el banco tiene tu nombre de cuentahabiente, domicilios y nombres de beneficiarios correctos y conserva únicamente las cuentas que necesites para llevar a cabo tus actividades.

- Si tienes una cuenta que no usas de manera cotidiana, efectúa algún depósito o retiro periódicamente (por mínimo que sea) para que se registre actividad o movimiento.

- Revisa tu estado de cuenta y procura que tus beneficiarios estén enterados de la existencia de las cuentas, a fin de que puedan reclamarlas.

Publicidad
¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad