Publicidad
Publicidad

La fórmula de los ricos

Ser disciplinado, ahorrar y estar informado pueden ser la clave para llegar a ser acaudalado; aunque la fórmula parece simple, hay factores como la educación que hacen la diferencia: expertos.
 Los CEOs de las compañías de S&P 500 recibieron un aumento del 28% en su sueldo en el 2010. (Foto: Photos to Go)
CEO rico (Foto: Photos to Go)

Carlos Kasuga, el presidente del Consejo de Administración de Yakult México, basa su filosofía de trabajo en ser disciplinado y puntual, hacer las cosas bien y tener vocación de servicio y dar más a otros. En ésta fórmula finca el éxito de su compañía, que ocupa el sitio 290 en el ranking de Las 500 empresas más importantes de México de la revista Expansión.

Ser rico no es cuestión de suerte. Se requiere de gusto por la actividad que desempeñas, estar informado, tener una cultura del ahorro y disciplina. Una fórmula simple pero difícil de llevar a cabo, aseguran especialistas de banca privada.

Las personas acaudaladas tienen factores en común que las llevaron a tener lo que tienen. Por lo general sus recursos los lograron de dos formas, heredando o trabajaron para conseguirlo.

Pero coincidencias van más allá de cómo obtuvieron su riqueza. “Las personas que trabajan para forjar una fortuna son disciplinadas y tienen acceso a educación profesional, sus inversiones son a largo plazo y diversificadas”, detalló el director de Banca Privada de Actinver, Alejandro Mateos.

Publicidad

Los especialistas coincidieron en que un factor determinante para que los ricos aumenten su fortuna mientras las personas de medianos o bajos ingresos se estancan es el nivel de educación financiera que tienen unos y otros.

“(Los ricos) Son personas a los que desde pequeños sus padres inculcaron prácticas sobre el cuidado del dinero o se han sabido rodear de asesores especializados”, señaló la académica en psicología organizacional del ITESM campus Santa Fe, Katia Villafuerte Cardona.

Para romper la barrera entre los que tienen más acceso a la educación financiera, “se necesita de información digerible y que las instituciones bancarias y organizaciones civiles hagan un esfuerzo mayor por llegar a todo tipo de población”, agregó el académico de la Facultad de Economía de la UNAM, Raúl Martínez Solares.

Aunque el dinero tiene diferentes significados para las personas, los acaudalados por lo general le dan un significado de tranquilidad y seguridad, por ende piensan en ahorrarlo y gastarlo mesuradamente, agregó Alejandro Mateos, de Actinver.

Publicidad

“El ahorro se debe a una dosis de pesimismo que tienen los ricos, pues los obliga a prepararse en el presente para el futuro”, agregó Raúl Martínez.

Hay quienes piensan que levantarse más temprano asegura la construcción de una fortuna; sin embargo, el secreto está en iniciar el día con energía y gusto por desempeñar una actividad o trabajo que te apasione y satisfaga.

“Lo importante no es acumular dinero, sino generarlo y eso te lleva a ser disciplinado”, aseguró Raúl Martínez.

Cómo invierten los ricos

Publicidad

“Los ricos son arriesgados e invierten en instrumentos de mayor volatilidad. Los de bajos ingresos prefieren ver ganancias a corto plazo, la desventaja es que los rendimientos son menores”, dijo Raúl Martínez Solares, académico de la UNAM.

Sus portafolios de inversión suelen conformarse por instrumentos sofisticados que integran deuda gubernamental nacional e internacional, capital, inmuebles, fibras (fideicomisos de inversión en bienes raíces) y arte como cuadros, relojes o joyería.

Las personas de clase media también puede acceder a estas herramientas, la diferencia es que los ricos domicilian sus cuentas de inversión a países desarrollados donde minimizan el riesgo país determinado por factores como la inflación, comentó Alejandro Mateos.

En México los instrumentos más sencillos y cercanos a la población como los Cetes y los pagarés bancarios dan un rendimiento por debajo de la inflación entre 1% y 3% .

Publicidad

Además las personas con mayores recursos tienen mayor margen para equivocarse en sus inversiones. En cambio “los pobres viven al día, necesitan su dinero líquido para cubrir necesidades básicas y son más conservadores en sus inversiones”, agregó Katia Villafuerte Cardona, del ITESM.

Sigue el ejemplo

1)      Los ricos tienen una dosis de pesimismo que los obliga a ahorrar.

2)      Encuentran en su trabajo o actividad cotidiana un aliciente para generar valor.

Publicidad

3)      Tienen disciplina.

4)      Se asesoran o buscan información de educación financiera.

5)      Son capaces de tomar riesgos en sus inversiones.

6)      Tienen hambre de emprender.

Publicidad

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad