Publicidad
Publicidad

Cómo escapar de la violencia familiar sin perder dinero

La falta de autosuficiencia económica limita las posibilidades de escape de los que sufren abuso; expertos aconsejan buscar asociaciones de apoyo y tratar de crear un historial crediticio propio.
Los abusadores suelen utilizar el dinero como una forma de mantener el poder sobre sus víctimas. (Foto: Getty Images)
violencia

Hay muchas razones por las que las personas permanecen en relaciones abusivas, pero lo que especialmente les dificulta a las víctimas huir es el dinero.

Si la víctima depende económicamente de su agresor -por un ingreso, tener un techo sobre su cabeza e incluso para tener seguro médico- alejarse se hace aún más difícil. A menudo tienen dificultades para llegar a ser económicamente autosuficientes, lo cual las coloca en mayor riesgo de caer en la pobreza y falta de vivienda.

“Tuve que planear mi escape durante meses antes de tener un lugar a dónde ir y el dinero para el autobús que me llevaría allí. #WhyIStayed (#PorQuéMeQuedé)”, tuiteó la sobreviviente de violencia doméstica Beverly Gooden, de 31 años, en reacción a los que se preguntaban por qué las mujeres como Janay Rice,  la esposa del jugador de futbol americano de los Cuervos de Baltimore Ray Rice , no habían abandonado a sus maridos después de que fueron agresivos con ellas.

Los tuits de Gooden provocaron decenas de miles de respuestas y un debate nacional en Estados Unidos en torno a la compleja naturaleza de la violencia doméstica.

Sin trabajo, tarjetas de crédito o dinero propio, Gooden dependía de su marido, quien había sido su novio desde la universidad, para cubrir sus gastos básicos. Además, no tenía ningún historial crediticio personal. Cuando secretamente comenzó a introducir solicitudes éstas le eran negadas.

Pero ella seguía decidida, y guardaba un poco de dinero cada vez que tenía la oportunidad, de cosas como gasolina y dinero para comestibles.

Publicidad

Gooden pudo dejar a su marido en 2010 con la ayuda de un refugio local de violencia doméstica que encontró en línea. Ellos le proporcionaron vivienda de emergencia y pases para el transporte público.

A los pocos días, rentó una habitación en un piso que encontró a través de Craigslist. Después de explicar su situación, el propietario le permitió pagar un pequeño depósito y renta parcial hasta que comenzó a recibir los cheques regulares del trabajo temporal que consiguió. Al no poder calificar para el préstamo automotriz, compró un Toyota Camry 1989 por 450 dólares para ir y volver del trabajo todos los días.

Cuatro años más tarde, Gooden trabaja en una empresa de recursos humanos y disfruta de ser financieramente independiente. “Se siente tan bien poder decir que tengo el control ahora”, dijo. “Incluso si es difícil, tengo el control”.

Los abusadores suelen utilizar el dinero como una forma de mantener el poder sobre sus víctimas. Retienen el dinero, arruinan el crédito de la víctima, incluso les prohíben que trabajen para que no tengan una fuente de ingresos independiente, según la National Network to End Domestic Violence.

Antes de dejar a su novio abusivo el año pasado, 25 años de edad, Ana Andrew no tenía acceso a su cuenta bancaria personal, a pesar de que sus cheques de pago le eran depositados en ella cada mes. En cambio, su prometido manejaba todo su dinero y le daba sólo una pequeña asignación.

“Él tenía el control de todo”, dijo Andrew. “Yo tenía miedo de salir por mi cuenta”.

Publicidad

Llegó a su punto de quiebre cuando él la golpeó mientras estaba embarazada de seis semanas de su segundo hijo, y le rompió el cartílago de la oreja izquierda. Ella tomó a su hijo menor y huyó a casa de su madre y luego a un refugio de violencia doméstica dirigido por el Urban Resource Institute.

Un año después, las cosas mejoran. Después de cerrar rápidamente su vieja cuenta bancaria, abrió una en un nuevo banco. El personal del refugio la ayudó a solicitar con éxito una vivienda asequible. Consiguió un ascenso en el trabajo, y tiene la esperanza de regresar a la escuela para estudiar para convertirse en asistente médico.

“Si te presionas a ti misma, estarás bien”, dijo. “No es un proceso fácil, pero es mejor a que tus hijos se despierten sin (una madre)”.

Dónde obtener ayuda:

Si eres víctima de violencia doméstica o conoces a alguien que lo es, el Instituto Nacional de las Mujeres ha desarrollado varias estrategias para ayudarte a denunciar y salir de esta situación.

Publicidad

Encuentra recursos 

Acércate a tu programa local de violencia doméstica (encuentra uno cerca de ti llamando al 55 12 28 45 en el Distrito Federal) para conocer los Institutos locales de la mujer.

Muchos programas locales ofrecen una variedad de otros servicios desde capacitación laboral y cursos de educación financiera, hasta cuidado infantil y asesoramiento jurídico.

Publicidad

Revisa tu crédito

Obtén una copia de tu historial crediticio. Si un abusador ha utilizado tu identidad para acumular deuda, eso podría ser considerado el robo de identidad y es posible que puedas disputar los cargos.

Considera la posibilidad de solicitar una tarjeta de crédito o abrir tu propia cuenta bancaria para comenzar a establecer tu propio historial crediticio individual.

Publicidad

Reúne tus documentos importantes

Si es seguro hacerlo, reúne todos tus documentos importantes, incluyendo tu pasaporte, acta de nacimiento, estados de cuenta bancarios y otros registros financieros. Guárdalos en un lugar seguro como la casa de un amigo o de un familiar o una nueva caja de seguridad a tu nombre.

Sin estos documentos, podría ser más difícil solicitar un trabajo o rentar un apartamento.

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad