Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El austriaco que violó a su hija lamenta no recibir visitas en prisión

Josef Fritzl esclavizó a su hija por 24 años y tuvo seis hijos con ella, pero espera salir de prisión para cuidar a su mujer
mar 02 noviembre 2010 08:31 AM
Josef Fritzl
Josef Fritzl Josef Fritzl

Josef Fritzl, el jubilado austríaco condenado a cadena perpetua por esclavizar y violar a su hija durante 24 años, ha roto su silencio para asegurar que espera salir vivo de la prisión para cuidar de su mujer y lamentar que nadie le visite en prisión, informa EFE.

Internado desde hace 18 meses en el pabellón de enfermos mentales de la prisión de Stein, cerca de Viena, el conocido como monstruo de Amstetten ha hablado por primera vez con un medio de comunicación sobre su vida en la cárcel y la inexistencia de contacto con su familia.

"Le he escrito ocho cartas. Nunca he recibido respuesta. Pero yo sé que ella aún me quiere", asegura Fritzl sobre su esposa en una entrevista con el periódico alemán Bild, que ha sido retomada por varios medios austríacos.

"Mi sueño es poder salir con vida de aquí. Luego, me gustaría cuidar de mi mujer, porque ella siempre me ha sido fiel", añade en la conversación Fritzl, condenado a cadena perpetua por los delitos de asesinato por omisión de socorro, esclavitud, de violación, privación de libertad, coacción grave y de incesto.

Sobre su hija Elisabeth, víctima de sus violaciones durante un cuarto de siglo, y sobre los delitos por los que ha sido condenado, Fritzl se despachó con un lacónico "sobre eso no quiero decir nada".

El jubilado de 75 años también explica que no ha recibido la visita de ninguno de sus 13 descendientes. Con Elisabeth tuvo siete hijos.

Publicidad

"Mis hijos serían interceptados por las autoridades antes de poder llegar a mí", justificó Fritzl el hecho de que nadie le ha visitado aún en la cárcel.

El condenado sí se explayó más sobre su rutina en la cárcel y dio detalles sobre la celda de 11 metros cuadrados que ocupa. Se levanta a las 05.30, se lava, hace ejercicio y friega los pasillos de la prisión.

También sale a pasear al patio, siempre acompañado por dos funcionarios que le protegen de posibles ataques de otros internos.

Para entretenerse, cuenta con un televisor en su celda, en la que disfruta viendo la comedia estadounidense Dos hombres y medio (Two and a half men).

"El niño que actúa ahí me recuerda a mi hijo. Eso me relaja, me hace falta para reír. Cuando uno está siempre muerto de pena, el alma se destruye", indicó

Otros casos similares que han sido denunciados recientemente son el de Natascha Kampusch, también de Austria, que fue secuestrada en 1998 a los 10 años para ser usada como esclava doméstica y que escribió el libro 3,096 días donde detalla su experiencia.

En Polonia, Krzysztof Bartoszuk fue acusado de violar a su hija en repetidas ocasiones cuando ella tenía 15 años . Tuvo dos hijos con ella y la mantuvo encerrada por más de cinco años. Fue condenado a diez años de cárcel.

Publicidad
Publicidad