Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Irán asegura que Ashtiani sigue viva, a pesar del rumor de su ejecución

Líderes de gobiernos internacionales han reforzado la campaña para evitar la lapidación o el ahorcamiento de la mujer acusada de adulterio
mié 03 noviembre 2010 01:08 PM
Sakineh Mohammadi Ashtiani campania
CNN-Sakineh-Mohammadi-Ashtiani-campania Sakineh Mohammadi Ashtiani campania

Sakineh Mohammadi Ashtiani, condenada a ser lapidada hasta la muerte por adulterio, no ha sido ejecutada, aseveró la agencia oficial de noticias de Irán este miércoles, y rechazó los reportes de los "medios de comunicación occidentales", que aseguraron que la sentencia se había realizado.

"Ella (Ashtiani) disfruta de salud plena y sigue en la prisión de Tabriz", dijo un funcionario judicial, citado por la agencia de noticias islámica de la república de Irán (ISNA, por sus siglas en inglés).

"Su caso aún está en revisión por las autoridades judiciales de la provincia y sigue su actual curso", dijo Hojatoleslam Malek Azhdar Sharif.

La sentencia de muerte por lapidación de Ashtiani provocó la indignación en todo el mundo a principios de este año.

Según reportes del Comité Internacional contra la Lapidación, las autoridades de Irán dieron su aprobación para que esta semana, a más tardar este miércoles, se ejecutara a Ashtiani ; el método -la lapidación o el ahorcamiento- aún no estaba claro.

El canciller francés, Bernard Kouchner, dijo que este miércoles habló con su homólogo iraní para pedir que no se realizara la ejecución. Kourchner mencionó que su homólogo Manouchehr Mottaki, ministro de Relaciones Exteriores iraní, le aseguró que "el veredicto en el caso que concierne a Sakineh Ashtiani no ha sido cumplido por las autoridades legales de Irán, que la información según la cual ya fue ejecutada no corresponde con la realidad".

Publicidad

Algunos grupos de derechos humanos y varios gobiernos internacionales también han exigido a Irán a no ejecutar a Ashtiani.

La representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, llamó al gobierno iraní para intervenir en el perdón a Ashtiani, mientras que el canciller británico, William Hague, calificó la lapidación como un "castigo bárbaro".

"Creo que (la lapidación) dañará la imagen de Irán en el mundo", dijo Hague. "Sería mucho mejor no proceder. Muchas personas en todo el mundo están indignadas por el castigo y con la propuesta de llevarla a cabo; los exhorto ahora a que desistan de ello".

Irán dijo este miércoles que la reacción global es sólo una forma de presionar a su gobierno.

"Son tan insolentes que transformaron el caso de Sakineh Mohammadi Ashtiani, quien cometió un asesinato y una traición, en un caso de derechos humanos y la están utilizando contra nuestra nación", dijo Ramin Mehmanparast, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní a la agencia estudiantil de noticias de Irán (Isna, por sus siglas en inglés)

"Este caso se ha convertido en un símbolo de la libertad de las mujeres en Occidente y descaradamente exigen su libertad. Tratan, por tanto, de convertir un caso simple de la corte en una palanca para presionar a nuestra nación".

Ashtiani inicialmente fue condenada a muerte por lapidación por adulterio. Más tarde el gobierno iraní indicó que también fue declarada culpable de asesinar a su marido, pero su abogado y su familia lo niegan.

Ashtiani, de 43 años y madre de dos hijos, admitió que fue declarada culpable de adulterio, como se había informado, pero que fue absuelta por el caso de asesinato. "El hombre que realmente mató a mi esposo fue identificado y encarcelado, pero él no fue condenado a muerte", dijo en agosto.

Las declaraciones del gobierno iraní sobre su presunta participación en el homicidio son una mentira, señaló Ashtiani al periódico británico The Guardian a través de un intermediario. "Ellos se sienten avergonzados por la atención internacional en mi caso, y tratan desesperadamente de distraer la atención y confundir a los medios de comunicación para que me puedan matar en secreto".

Un hijo de Ashtiani y su abogado fueron arrestados el mes pasado y aún siguen en prisión, aseguró Mina Ahadi, una portavoz de la Comisión Internacional contra la Lapidación. También siguen detenidos dos periodistas alemanes que intentaron entrevistarlos.

Previo a la detención del hijo de Ashtiani, éste señaló que funcionarios de la Corte robaron documentos y archivos relacionados con el asesinato de su padre con el fin de "promover a su madre como un asesino".

Ahadi también aseguró que el régimen iraní "fabricó" los cargos de asesinato.

En agosto pasado, Ashtiani apareció en la televisión estatal confesando que supo acerca de un complot para matar a su marido pero que fue engañada. Amnistía Internacional condenó la entrevista.

Shirzad Bozorgmehr en Teherán, Irán, y Saskya Vandoorne en París, Francia, contribuyeron con este informe.

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad