Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las autoridades hallan más paquetes bomba en edificios públicos de Atenas

Desde el lunes pasado, la Policía griega ha descubierto 14 paquetes explosivos, enviados principalmente a embajadas en Atenas
jue 04 noviembre 2010 11:18 AM
Gerasimos Tsakalos Panagiotis Argyrou banco Atenas
CNN-Gerasimos-Tsakalos-Panagiotis-Argyrou-banco-Atenas-Greci Gerasimos Tsakalos Panagiotis Argyrou banco Atenas

La Policía griega acordonó una de las vías más transitadas en el corazón de la capital de Atenas para que un equipo de desactivación de explosivos investigara un nuevo paquete sospechoso hallado en la entrada de un banco este jueves.

"Ésta es la segunda bomba en el día", relató un oficial en motocicleta, quien dijo que no estaba autorizado a dar su nombre a los periodistas, mientras impedía el paso a los cinco carriles de la avenida Vassilissis Sophias, a menos de una cuadra del edificio del Parlamento griego.

Momentos después, un experto en desactivación de explosivos, enfundado en una armadura verde -como la que aparece en la película Hurt Locker (Zona de miedo)-, tomó el paquete, caminó rápidamente para alejarlo y lo abandonó en una zona despoblada. Segundos después, otro integrante del equipo realizó una cuenta atrás en voz alta y lo siguiente que se escuchó fue el eco del estallido controlado.

Posteriormente, las autoridades revelaron que el dispositivo no era una bomba, contrario a lo que ocurrió este jueves por la mañana, cuando la policía destruyó un paquete en una oficina de correo. Athanasios Kokkalakis, vocero de la Policía helénica, confirmó que el dispositivo contenía una "bomba trampa". La carta bomba, presuntamente enviada por el arzobispo de Atenas, estaba dirigida a la Embajada de Francia.

Las autoridades griegas mencionaron que éste fue el dispositivo 14 descubierto en los últimos cuatro días.

Esta serie de incidentes se intensificaron tras la presentación ante la Corte de dos de los sospechosos autores de la mayor campaña de cartas-bomba en la historia griega, informó el Ministerio de Protección Ciudadana.

Publicidad

Panagiotis Argyrou , de 22 años, y Gerasimos Tsakalos , de 24 años, están acusados de participar en una ola de atentados fallidos, que ha obligado al gobierno griego a suspender las entregas de correo postal durante 48 horas . Los hombres fueron detenidos en Atenas este lunes en posesión de dos paquetes bomba, con pistolas Glock, un chaleco antibalas y pelucas.

Muchos de esos paquetes estaban dirigidos a varias embajadas en Atenas, entre ellas la sede diplomática de México . Otros llegaron a la oficina de la canciller alemana Angela Merkel en Berlín, Alemania, y uno más fue enviado al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en Italia.

Sin relación con Al-Qaeda

Argyrou y Tsakalos también tenían en su poder el recibo de entrega de otro paquete que contenía un artefacto explosivo que fue entregada a un servicio de mensajería. Éste fue dirigido a la Embajada de Holanda en Grecia, agregó la policía.

"Estas son miembros importantes de un grupo terrorista", señaló Kokkalakis.            

Las autoridades griegas han hecho hincapié en que las cartas bomba son trabajo de un grupo terrorista local griego sin vínculos con organizaciones internacionales como Al-Qaeda.

Previo a los ataques de esta semana, uno de los sospechosos, Argyrou, tenía una orden de detención por su presunta vinculación a una organización ilegal denominada la Conspiración de las células de fuego. Ambos sospechosos se han negado a cooperar con las autoridades, agregaron los funcionarios griegos.

"Hasta este momento, guardan silencio. Ellos no hablan con nadie", dijo Kokkalakis a CNN. "Es su táctica estratégica".

Durante décadas, los grupos radicales de izquierda y de inspiración anarquista han llevado a cabo actos de violencia política en Grecia.

El grupo más famoso y mortal de éstos es 17 de noviembre, que se atribuyó la responsabilidad por el asesinato de Stephen Saunders, agregado militar de la Embajada británica en Atenas, en 2000.

La Policía griega, apoyada por investigadores británicos, han logrado con el tiempo la detención de los autores intelectuales del 17 de noviembre en los años posteriores.

Los expertos en terrorismo señalan que han visto un aumento de los actos terroristas desde 2008, tras la muerte a tiros de un adolescente por la Policía griega en Atenas . Ese incidente provocó disturbios y una ola de ataques con bombas pequeñas en los bancos y comisarías griegas. Desde ese año, según las autoridades, surgió el grupo Conspiración de las células de fuego.

"Esta nueva generación de terroristas tiene un motivo diferente… el dinero, la publicidad", dijo Ioannis Michaletos del Instituto para la Seguridad y Análisis de Defensa en Atenas. Michaletos compara a estos grupos con los anarquistas que aterrorizaron a Europa a principios del siglo XX.

"No tienen una ideología específica de izquierda", agregó. "Sólo mencionan en sus proclamas de que su objetivo es destruir el sistema".

En junio de 2010, un oficial de policía griego fue asesinado al abrir una carta bomba que estaba dirigida al ministro de Justicia. Las autoridades han evitado hasta ahora la vinculación de aquel ataque mortal con los paquetes bomba de esta semana, que al parecer contienen pequeñas cantidades de explosivos y que hasta ahora sólo han herido a una empleada de un servicio de mensajería privado.

De hecho, algunos funcionarios griegos han tratado de restar importancia a la amenaza planteada por los terroristas por las cartas de esta semana, mediante la descripción de los sospechosos como jóvenes aficionados mal entrenados.

"La policía los descubrió con boletos de autobús y tarjetas para hacer llamadas telefónicas. Un profesional no haría eso", dijo Vassilis Papadimitriou, un portavoz de la oficina del Primer Ministro griego.

Pero los terroristas han tenido un éxito sin precedente al forzar al gobierno griego a detener la entrega de paquetes internacionales durante 48 horas. Estos incidentes también han repercutido en una sociedad griega que lucha en hacer frente a una profunda crisis financiera .           

El primer ministro griego, George Papandreou, acusó a los atacantes de tratar de desestabilizar los esfuerzos de su gobierno para rescatar a la economía griega.

"La democracia no será aterrorizada", anunció Papandreu en la televisión local.

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad