Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Hillary Clinton y Netanyahu empujan un diálogo de paz para Medio Oriente

La secretaria de Estado de EU dice que si Israel se aferra a construir asentamientos en la Ribera Oeste, se complicará el proceso de paz
jue 11 noviembre 2010 01:39 PM
cisjordania
cisjordania cisjordania

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, se reunió este jueves con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para charlar sobre la reactivación de las pláticas de paz entre los israelíes y los palestinos.

"He dicho repetidamente que el primer ministro y el presidente (de la Autoridad Palestina), (Mahmoud) Abbas, están muy comprometidos con una solución bilateral y que vamos a encontrar una salida", dijo Clinton al inicio del encuentro en Nueva York.

"Me gustaría añadir", dijo Netanyahu, "que también me gustaría ampliar estas (pláticas) a muchos otros países árabes. Es nuestra meta común. Tomamos esto con seriedad y queremos avanzar".

La reunión se realiza a un día de que Clinton dijo que Estados Unidos está "profundamente decepcionado", con la decisión de Israel de construir nuevas viviendas en zonas sensibles del este de Jerusalén.

"Este anuncio es contraproducente para nuestros esfuerzos de reanudar las negociaciones entre las dos partes", dijo Clinton el miércoles, subrayando que ambas partes deben evitar acciones que puedan minar la confianza, incluyendo las acciones en Jerusalén.

Clinton hizo los señalamientos una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, en dónde anunció una ayuda adicional de 150 millones para la Autoridad Palestina. Fayyad apareció en la conferencia a través de una video conferencia remota desde Ramala en la Ribera Oeste (también llamada Cisjordania).

Publicidad

Clinton expresó su esperanza de que las conversaciones de paz continúen, y dijo que los Estados Unidos seguirán trabajando para reanudar las negociaciones y abordar el problema de las construcciones, entre otros.

"Aún creemos que un resultado positivo es posible y necesario", dijo.

El lunes el gobierno de Israel anunció la continuación de los planes de aproximadamente 1,000 nuevas unidades habitacionales en el este de Jerusalén, una medida que el negociador palestino en jefe dijo que podría descarrilar las ya suspendidas negociaciones de paz.

Antes de su visita a Estados Unidos, Netanyahu dijo que esperaba "reuniones importantes", con funcionarios de EU, incluyendo a Clinton, "que comparte con nosotros los enormes esfuerzos que hacemos para continuar con el proceso de paz".

"Espero que en esta visita, nosotros y el gobierno de EU encontremos la manera de avanzar el proceso diplomático, mientras se mantienen los intereses nacionales y de seguridad de Israel", dijo el líder israelí.

La construcción de asentamientos en la Ribera Oeste así como nuevas viviendas en el este de Jerusalén, han sido criticados por los palestinos, y esas acciones han estado bloqueando las negociaciones, renovadas por el gobierno de Obama.

El martes el presidente Obama criticó los planes de Israel de construir en la zona en disputa.

"Este tipo de actividad nunca es útil cuando se trata de negociaciones de paz", dijo a reporteros en su viaje a Indonesia.

Saeb Erakat, el negociador palestino en jefe, dijo a CNN que el anuncio mostraba que Israel estaba comprometido con los asentamientos aún con el costo de un posible acuerdo de paz.

Pero la oficina de Netahyahu emitió un comunicado diciendo que las construcciones no tienen nada que ver con la cuestión de los asentamientos, ya que Jerusalén "es la capital del estado de Israel".

"Israel no ve ninguna relación entre el proceso de paz y  sus planes de desarrollo en Jerusalén", dijo el comunicado.

El vocero del Departamento de Estado, P.J. Crowley, dijo el miércoles que si hay un vínculo, en la que ambas partes son responsables de crear las condiciones para una negociación exitosa.

"Por lo que sugerir que este tipo de anuncio no tendrá impacto del lado palestino, creo, es incorrecto", dijo Crowely.

Israel capturó el este de Jerusalén en la Guerra de los Seis Días en 1967, anexó la antigua ciudad y la estableció como la capital del país. La comunidad internacional, sin embargo, no reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, y las embajadas en el país se han ubicado en Tel Aviv.

Los palestinos ven la parte este de la ciudad como su futura capital en una solución bilateral.

Publicidad
Publicidad