Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La esperanza de vida para los 29 mineros de Nueva Zelandia disminuye

Los rescatistas no pueden entrar a la mina por el riesgo de que ocurra otro estallido; todavía no establecen comunicación con los mineros
lun 22 noviembre 2010 07:01 AM
familiares de mineros de nueva zelandia
familiares familiares de mineros de nueva zelandia

Los 29 trabajadores atrapados en la mina de carbón Pike River ubicada en Greymouth, en el sur de Nueva Zelandia, llegan este lunes a su tercer día de encierro. En la superficie, se desconoce si siguen con vida, y disminuyen las esperanzas de encontrarlos con vida.

El equipo de rescate no puede ingresar a la mina por el riesgo de que ocurra un nuevo estallido como el del pasado viernes 19 de noviembre, que atrapó a los trabajadores; debe esperar a que mejore significativamente la calidad del aire.

"Nos estamos preparando para todos los escenarios, y como parte de este proceso, también para una posible pérdida de vidas", reconoció Gary Knowles, jefe del equipo de rescate.

El siguiente paso en el rescate consiste en que un robot del Ejército neozelandés descienda a la mina, y muestre el camino a seguir a los rescatistas. Pero hay un inconveniente. El cuerpo metálico del robot podría genera una chispa y provocar un nuevo estallido, explicó Knowles.

El primer ministro de Nueva Zelandia, John Key, visitó este lunes por la mañana la mina. Dijo que mantenía la esperanza de que los trabajadores sigan vivos a pesar de que no cuentan con alimentos y que no han logrado establecer comunicación con ellos.

"Me han dicho que hay oxígeno y que es muy posible que hayan abierto una vía para tener acceso a ese aire", aseguró a los familiares de los mineros quienes se han reunido en espera de noticias sobre sus seres queridos.

Publicidad

El equipo de rescate comenzó a taladrar un túnel de 15 centímetros de diámetro para medir la calidad del aire al interior de la mina. El túnel ya mide 150 metros y los rescatistas esperan alcanzar la pared de la galería donde se cree que están los mineros la noche de este lunes.

La historia de un superviviente

Daniel Rockhouse, de 24 años, es uno de los dos trabajadores que salió por su propio pie de la mina tras el estallido del viernes pasado. Relató que intentó arrastrar a un colega inconsciente a una cámara respiratoria, sin embargo, vio que ésta también estaba contaminada por el aire viciado porque la puerta estaba abierta.

"Pensé, ¡esto tiene que ser una broma!", contó Rockhouse, quien logró reanimar al trabajador con una bomba de oxígeno.

La compañía dueña de la mina supone que los trabajadores están a 150 metros de la superficie pero a 2.5 kilómetros de la entrada de la mina.

El rescate con vida de 33 mineros chilenos el pasado 14 de octubre da esperanza a los familiares de los trabajadores neozelandeses. Tienen entre 17 y 62 años, hay tres británicos, dos australianos y un sudafricano.  

Publicidad
Publicidad