Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Día de luto en Nueva Zelandia por los 29 mineros muertos en Pike River

Ya se inició una investigación "que removerá cielo y tierra para que las familias sepan por qué sus hombres no volieron a sus casas"
jue 25 noviembre 2010 07:57 AM
Fotos mineros Nueva Zelandia
EFE-mineros-Nueva-Zelandia-muertos Fotos mineros Nueva Zelandia

Nueva Zelandia guardó un día de luto este jueves por los 29 mineros que murieron a causa de una explosión subterránea, mientras el gobierno inició con una investigación sobre la causa del incidente.

"Necesitamos respuestas tras lo ocurrido en Pike River. Es evidente que algo funcionó muy mal y mató a 29 personas . Es una investigación que removerá cielo y tierra para que las familias sepan por qué sus hombres no volverán a casa", dijo John Key, primer ministro de Nueva Zelandia. "Las familias han aceptado que sus seres queridos se han ido, pero quieren respuestas".

La junta directiva de la compañía que opera la mina de carbón de Pike River  anunció que destinará 379,800 dólares a un fondo para apoyar a las familias de los 29 mineros. La compañía Nueva Zelanda Oil & Gas Limited, propietaria del yacimiento, entregará una cantidad similar, aunque también pidieron que la ciudadanía haga donaciones.

La primera explosión en la mina, en el sur de Nueva Zelandia, ocurrió el pasado viernes . Las autoridades señalaron en repetidas ocasiones que los niveles de gases tóxicos en la mina eran demasiado altos para que los rescatistas pudieran entrar, por lo que enviaron dos robots con cámara que fallaron en el intento de encontrar a los hombres.

Una segunda explosión, tan grave como la primera, ocurrió este miércoles, lo que eliminó la posibilidad de encontrar sobrevivientes, dijo Gary Knowles, superintendente de la policía de Tasmania.

Bill English, viceministro neozelandés, mencionó que Parlamento externó su apoyo a las familias y los amigos de las víctimas.

Publicidad

"Es importante que los niños que han perdido a sus padres los recuerden con orgullo y que sepan su pérdida lastima a la nación", señaló English.

El siguiente paso, mencionó English, es lograr que la mina sea lo más segura posible para recuperar los cuerpos de los trabajadores.

Reconoció que existe ira y mucha preguntas por parte de los familiares, pero aseguró que el gobierno dará los detalles de la investigación el próximo lunes.

"La magnitud y el horror de esta tragedia nos ha llevado hacia la entrada de la mina de Pike River y allí nos encontramos todos, junto con las familias y con la comunidad de la Costa Oeste contemplando lo que podría haber sucedido en la oscuridad", dijo English. "¿Quién de nosotros no confiamos que con las cualidades de estos hombres, que consideramos como la mejor de nuestras propias cualidades, triunfaría sobre las probabilidades y los conducirían hacia la luz?".

La investigación tratará de descubrir qué provocó el accidente, si podría haberse evitado, y qué puede hacerse para prevenir un accidente similar en el futuro, dijo Leslie Haines del Departamento de Trabajo, que estará a cargo de la comisión.

Durante el intento de rescate se realizó una perforación que liberó aire que contenía altos niveles de monóxido de carbono y de metano, pero poco oxígeno, según la policía.

El presidente ejecutivo de Pike River Coal, Peter Whittall, mencionó este miércoles que desconocía de otros estallidos similares dentro de la mina, pero que dentro del yacimiento "hay muchos gases; hubo muchos gases".

Los hombres desaparecidos, cuyas edades iban de los 17 años a los 62 años, podrían haberse esparcido por toda la mina, quizá todos quedaron atrapados en una misma zona, agregó.

Uno de los robots enviados para buscar a los mineros encontró el casco de un trabajador con la luz encendida, pero no hubo señales de vida. La policía dijo que quizá fue lanzado por uno de los dos hombres que escaparon de la explosión del viernes. Un segundo robot llegó a una "base de aire fresco", pero desafortunadamente no había nadie allí, lamentó Whittall.

Publicidad
Publicidad