Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

WikiLeaks dice estar sorprendido con nivel de espionaje practicado por EU

Un 'hacker' que se hace llamar 'Jester' se atribuyó la responsabilidad del ciberataque al sitio dedicado a revelar documentos clasificados
lun 29 noviembre 2010 09:17 AM
portada de the guardian
guardian portada de the guardian

Un hacker que se hace llamar a si mismo Jester se atribuyó la responsabilidad del ciberataque contra WikiLeaks, ocurrido este domingo poco antes de que el sitio comenzara a publicar los cientos de miles de documentos clasificados de la diplomacia estadounidense.

Jester, quien se describe como un "hackivista por el bien" dijo que había atacado el sitio "por intentar poner en peligro la vida de nuestras tropas", "otros activos y relaciones exteriores".

El hacker no respondió de inmediato a las solicitudes de CNN para hacer algún comentario.

Publicidad

WikiLeaks publicó el domingo en su cuenta de Twitter que estaba sufriendo unciberataque. Según el sitio, experimentó una denegación de servicio distribuido (DDoS), es decir, un intento para hacer inaccesible la página para los usuarios.

El mismo día el sitio entregó los documentos sobre la diplomacia estadounidense a cinco medios internacionales (The New York TimesThe GuardianLe MondeDer Spiegel y El País), y más tarde los publicó en su página de internet.

No está claro cómo consiguió WikiLeaks la información. El gobierno estadounidense dice que la publicación de los documentos es ilegal.

Sorprende a WikiLeaks el nivel de espionaje de EU

El sitio de internet dedicado a revelar documentos clasificados, WikiLeaks, no esperaba que la información del Departamento de Estado estadounidense que puso al descubierto este domingo revelara un alto nivel de espionaje en ese país, dijo un vocero de la página este lunes.

"Estaba sorprendido por el nivel de espionaje", dijo Kristinn Hrafnsson a CNN.

Entre los documentos había un cable enviado por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton , en el que ordena a diplomáticos conseguir información biométrica de políticos extranjeros (huella digital, firma, reconocimiento del iris), así como sus direcciones y números de tarjetas de crédito.

"¿Es normal que las actividades de la diplomacia incluyen recolectar información biométrica?", se preguntó Hrafnsson, quien también calificó esta práctica  como "una contravención de cómo los diplomáticos están obligados a actuar".

El Departamento de Estado negó que sus diplomáticos sean espías.

Hrafnsson, por su lado, negó que la publicación de la información ponga en riesgo la vida de personas, como ha advertido Estados Unidos.

"No creo que nada incluido en estos cables sea una preocupación para la seguridad nacional", dijo. "Si hablamos de relaciones tensas o embarazosas no es cuestión de seguridad nacional", aclaró.

WikiLeaks asegura que tiene en su poder 251,288 cables enviados por diplomáticos estadounidenses desde finales de 1966 hasta febrero del 2010, y que los publicará poco a poco en las próximas semanas y meses, aseguró Hrafnsson.

Los documentos son clasificados como "secretos", pero este nivel no es el de mayor confidencialidad, explicó Hrafnsson. WikiLeaks no tiene en su poder ningún documento con otra clasificación que no sea ésta, y más de la mitad son desclasificados, aclaró.

En octubre, WikiLeaks liberó cerca de 400,000 reportes militares sobre las operaciones en Iraq . En julio, fueron liberados más de 70,000 reportes de la  guerra en Afganistán .

Reacciones a la filtración

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, quien sostiene una disputa internacional con Estados Unidos, dijo que la filtración de documentos "no tendrá ningún efecto en las naciones de nuestra región", y aseguró que eran papeles "sin valor".

La disputa entre la diplomacia de ambos países tiene su origen en el programa de Irán para enriquecer uranio (necesario para desarrollar armas nucleares). Estados Unidos asegura que el país de Medio Oriente tiene la intención de fabricar armas, pero Irán sostiene que tiene fines civiles, como la generación de energía.

El ministerio del Exterior de Gran Bretaña también condenó la publicación de cualquier documento clasificado. "Puede dañar la seguridad nacional", dijo.

Publicidad
Publicidad