Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Documentos de WikiLeaks revelan ansiedad de los países árabes por Irán

Según cables clasificados como 'secretos', filtrados por el sitio de internet, el programa nuclear de Irán genera ansiedad a líderes árabes
mar 30 noviembre 2010 11:09 AM
WikiLeaks
Árabes WikiLeaks

La ansiedad considerable entre los países del Golfo ante el programa nuclear de Irán y la advertencia del rey de Bahréin: "el peligro de dejarlo seguir es mayor que el peligro de detenerlo" son otro de los temas abordados por el llamado "cablegate", detonado por el sitio de internet WikiLeaks

Los cables, muchos marcados con calidad de “secreto”, se encontraban entre varios cientos de miles obtenidos por WikiLeaks del Departamento de Estado de EU y publicados por cinco periódicos de Estados Unidos y Europa el domingo.

El contenido revela la gran preocupación entre los países árabes por las ambiciones regionales de Irán. Un cable describe una reunión entre el rey saudita Abdullah y el asesor antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, y otros funcionarios de EU en marzo del 2009.

De acuerdo con el cable, el rey repitió a los estadounidenses lo que acababa de decirle al canciller de Irán, Manouchehr Mottaki.

“Ustedes como persas no tienen nada que hacer entrometiéndose en asuntos árabes”, se citó al monarca diciéndole a Mottaki. “El objetivo de Irán es provocar problemas”, le dijo a Brennan. “No hay duda que hay algo inestable con ellos”.

El rey también fue muy crítico con el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki. Se informó que le dijo a sus visitantes estadounidenses: “no confío en este hombre… es un agente iraní”. El cable continúa: “el rey aseguró que le dijo a ambos (al ex presidente George W.) Bush y al ex vicepresidente (Dick) Chaney: ¿Cómo me puedo reunir con alguien en quien no confío?”.

Publicidad

El rey Abdullah dio la bienvenida a la elección del presidente Barack Obama. “Gracias a Dios por llevar a Obama a la presidencia”, según el cable revelado. Agregó que se crearon “grandes esperanzas”, en el mundo musulmán.

Según otro cable, el rey Hamadbin Isa Al Khalifa, de Bahréin, dijo al comandante del Comando Central, general David H. Petraeus, que Irán era la “fuente de todos los problemas tanto en Iraq como en Afganistán”.

El cable, enviado en noviembre del 2009 por el embajador de EU en Bahréin, agregó que el rey había “argumentado fuertemente para tomar medidas para terminar el programa nuclear, por cualquier medio necesario. "Ese programa debe ser detenido”, dijo.

Otro cable revela que de los vecinos Emiratos Árabes Unidos, el canciller, Sheikh Abdullah Bin Zayed Al Nahyan, dijo a una delegación del Congreso en febrero pasado, que “si Irán logra convertirse en nuclear, otros en la región seguirán por el mismo camino, y el tratado de no proliferación nuclear será roto completamente”.

De acuerdo con un cable sobre una reunión enviado por el embajador de EU el 22 de febrero, el ministro agregó que “una crisis o confrontación en la región provocaría una crisis mundial en el suministro de petróleo”.

Existe una preocupación similar en Egipto acerca de Irán. En un cable enviado en febrero del 2009, el embajador de EU en el Cairo relató: “el presidente Mubarak, dijo al senador Mitchell en su reciente visita que no se oponía a nuestras conversaciones con los iraníes, siempre y cuando ‘no crean una sola palabra de lo que dicen’”.

El cable se refería al ex senador George Mitchell, el enviado especial del gobierno de Obama en el Medio Oriente.

Según el cable, el embajador continuó: “Mubarak tiene un odio visceral por la República Islámica, refiriéndose repetidamente a los iraníes como “mentirosos”, y denunciándolos por tratar de desestabilizar a Egipto y a la región”.

Un cable del embajador de EU en Omán, por su parte, cita al jefe de las fuerzas armadas del país, teniente general Ali Bin Majidal Ma’amari, diciendo “con la continua actitud de Irán sobre la cuestión nuclear, la situación de seguridad de Iraq puede permanecer sin resolverse”.

Citando la preferencia de Omán para una solución no militar, no obstante reconoció que un Irán armado nuclearmente con respecto a una guerra con Irán “es un dilema extremadamente difícil para todos nosotros”.

En otro cable se consigna un consejo sobre cómo manejar a Irán.

De acuerdo con la lectura de una conferencia en noviembre del 2007 del entonces embajador británico en Teherán, Geoffrey Adams, el enviado de la Gran Bretaña había “recomendado permanecer constantes, firmes, duros, pero no agresivos, y al mismo tiempo buscar apretar”.

El cable dice: “Hizo hincapié en que los iraníes están obsesionados con Occidente, y esta obsesión a veces los ciega de sus intereses”.

Publicidad
Publicidad