Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un 'ejército' de funcionarios del Censo cuenta a la población de China

China, el país más poblado del mundo, realiza su sexto censo nacional después de un intervalo de 10 años, cuando contó a 1,290 millones
dom 05 diciembre 2010 12:41 PM
China - censo
Chinos - censo China - censo

'Jaime’s China' es una columna semanal sobre la sociedad china y la política. Jaime Flor Cruz ha vivido y trabajado en China desde 1971. Estudió historia de China en la Universidad de Pekin (1977-1981) y trabajó como corresponsal y jefe de oficina de la revista TIME en Beijing (1982-2000).

¿Qué se requiere para contar a más de 1,000 millones de personas en China? Seis y medio millones de empleados del censo que van de puerta en puerta, visitando más de 400 millones de hogares en todo el país por varios días.

El país más poblado del mundo realiza su sexto censo nacional después de un intervalo de 10 años (el último mostró una población de 1,290 millones). El conteo terminó, pero las cifras deben ser cotejadas y calculadas. Los resultados no serán anunciados hasta abril del 2011, pero ya hay mucha expectación.

"La información reunida es fundamental para las políticas sociales y económicas de China", dijo el viceprimer ministro, Li Keqiang, a la agencia estatal de noticias Xinhua. "Sólo al tener una clara imagen de la población, podremos planear mejor y ofrecer a la población servicios públicos equitativos en educación, salubridad, vivienda y pensión".

La palabra china para población combina los caracteres pictográficos de ren (persona) y kou (boca). En este sentido, el censo actual contará las bocas, no las cabezas, en consonancia con la noción tradicional china de que a pesar del auge económico chino, el principal desafío sigue siendo cómo alimentar a su enorme población.

Quién alimentará a China es un tema recurrente ya que la población está envejeciendo. Las políticas de población del país de las últimas tres décadas –particularmente la política de un solo hijo– significa que la mayoría de los ciudadanos chinos se encuentran ahora en sus mejores años laborales.

Publicidad

Para el 2050, solamente habrá 1.6 adultos en edad laboral por cada persona de 60 años o más, creando un alto nivel de dependencia.

El censo documentará la edad de la persona, el sexo, origen étnico, ocupación, nacionalidad y otra información. Por primera vez, se incluirá a los extranjeros. 

"Contar personas es difícil", dijo Gu Yanzhou, subdirector del equipo del censo en Beijing. “Contar personas en movimiento es aún más difícil”.

"Incluso en términos de edificios, hay cambios todos los días”, añadió Gu. “Los edificios son derrumbados, se construyen nuevos. La gente se muda. Tenemos que checar los edificios y los mapas, para que no dejemos de contar a alguna persona".

China está en medio del más grande movimiento hacia la urbanización que el mundo haya visto, más de 10 millones se desplazan de zonas rurales a las ciudades cada año.

Un 47% de la población vive ahora en pueblos y ciudades como migrantes rurales –llamados liundong renkou (población flotante)– que continúan saliendo de las aldeas. La gente se ha vuelto más rica, son dueños de propiedad privada y generalmente son más cautelosos de las intromisiones del gobierno en sus vidas.

"La gente tiene poco conocimiento sobre el censo y a menudo lo vinculan con tasas de desempleo e impuestos de la propiedad. Otro motivo es que la gente se siente insegura de dejar entrar a extraños por temor a ser estafados”, dijo a medios locales, Yu Xuming, director de la oficina del censo en Shanghai.

Gu Yanzhou de Beijing atribuye esa reluctancia ocasional a los "malentendidos".

"Unos residentes pensaron que el conteo del censo  podría ser utilizado para castigarlos, dijo, si la familia migrante tenía más de un hijo”, dijo Gu, señalando que la información que se les da a los empleados del censo no será utilizada como base para cualquier forma de castigo.

China ha intentado limitar su crecimiento poblacional mediante la aplicación de reglas de control de natalidad durante los últimos treinta años, limitando a la mayoría a un solo hijo. El gobierno dice que sin esa política, habría unas 300 millones más de personas.

Pero muchas familias, especialmente en el campo, tienen más hijos, y no han informado de los nacimientos. Las parejas que han violado las estrictas reglas no estarán dispuestas a admitirlo.

Cuando China llevó a cabo el censo de 1982, el primero después de que Mao Zedong murió en 1976, la gente fue muy "cooperativa", dijo Aprodicio Laquian, representante del Fondo de la Población de las Naciones Unidas en China durante los 80. “Ellos se formaron pacientemente para ser contados. Ahora, escucho a algunos residentes que no se atreven a abrir sus puertas".

Los funcionarios del censo siguen confiados que los censadores, la mayor parte estudiantes y funcionarios de gobierno, se las arreglarán para mantener los errores en un nivel aceptable.

"Es inevitable que algunas personas se nos escapen", dijo Gu. "Nuestro objetivo es mantenerlo por debajo del 0.5%, lo que significa perder a lo mucho 5 de cada 1,000".

¿Qué tan asombrosa es la idea de tener una población de más de 1,000 millones de personas? Cuando informé por primera vez el censo de China de 1982, el primero desde 1964, la historia que escribimos para la revista TIME hizo un calculo aproximado.

Con la población, entonces de 1,008 millones, nuestra historia calculó que, si todos los chinos se formaran en columnas de cuatro, en filas separadas por 1.8 metros y marcharan a través de las Puertas de la Paz Celestial de Beijing a un paso de 5 kilómetros por hora, les tomaría más de 10 años pasar.

Ahora, con una población estimada en más de 1,300 millones, esa marcha seguramente tomaría un poco más.

Publicidad
Publicidad