Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Opinión: La estrategia de Hamas no es un plan para la victoria

Si fracasa el proceso de paz entre Israel y la Autoridad Palestina, Hamas apuesta a que los palestinos vuelvan a alinearse con el movimiento
mar 14 diciembre 2010 12:50 PM
Hamas - 23 aniversario - Gaza
Hamas - 23 aniversario - Gaza Hamas - 23 aniversario - Gaza

Nota del Editor: David Frum escribe una columna semanal para CNN.Com. Fue asesor especial del presidente George W. Bush del 2001 al 2002, es el autor de seis libros, incluyendo “Regresa: El conservadurismo que puede ganar nuevamente”, y es editor de FrumForum.

En mi último día de visita en Beirut, Líbano, participé en una larga conversación con un líder político de Hamas.

Acordé que la conversación sería off the record, pero -sin citar directamente-puedo resumir lo que se dijo.

El proceso de paz entre Israel y la Autoridad Palestina está muerto, desde el punto de vista de Hamas. Así como el crecimiento económico en la Ribera Occidental es una ilusión, solamente un producto de la ayuda de Occidente. Los palestinos están divididos, y la comunidad internacional ha perdido el interés en nosotros.

Esto puede sonar como una evaluación negativa. Aún así, mi interlocutor de Hamas insistió que la apariencia desesperada de hoy, puede llevar pronto a una victoria gloriosa mañana.

Con el proceso de paz muerto, la Autoridad Palestina se quebrará. Los palestinos en la Ribera Occidental volverán a alinearse con Hamas. Los que se negaron serán eliminados como colaboradores.

Publicidad

El hombre de Hamas reconoció tácitamente que los ataques palestinos contra Israel han fracasado en el pasado. Él se negó a aceptar que la intifada del 2000-2003 fue un fracaso, o que Hamas fue derrotado en la Guerra de Gaza en diciembre del 2008. Pero tampoco argumenta que estas guerras fueran un éxito.

Pero la próxima vez, las cosas pueden ser diferentes, la “resistencia” puede ser global: Hamas, sugirió, podría llamar a los musulmanes alrededor del mundo para unirse en la lucha contra Israel, tal como los musulmanes se unieron con Afganistán en los 80 para luchar contra la Unión Soviética.

La próxima lucha – dijo – obligará a Israel a reconsiderar su existencia. Él dijo que tal como su generación fue más radical que la de sus padres, la próxima generación será más radical que la suya. El hombre de Hamas  preguntó con humor siniestro: “¿Si los estadounidenses se preocupan tanto por los israelíes, porqué no les dan California?”.

El tono era desafiante, beligerante, confiado. Sin embargo, también escuché un tono de desesperación. El hombre de Hamas lamentó que nadie los entienda. Aquellos que tratan de hablar con ellos como el presidente de EU, Jimmy Carter, terminan pagando un alto costo político. Él cambio de  la jactancia de que nunca negociarían con Israel a quejarse de que Israel ha ignorado su oferta de tregua en el 2004.

Afirmó que los organizadores de la flotilla que trataron de llevar ayuda a Gaza, controlada por Hamas, habría logrado ser un gran éxito, y más tarde se quejó que nada había cambiado, que Israel controla el flujo de mercancías a Gaza tan fuerte como siempre.

El plan parecía ser: para Hamas y los palestinos radicales sufrir derrota tras derrota hasta que Israel se derrumbe. Eso no suena como un buen plan.

Anteriormente en el viaje, otro representante de Hamas explicó este punto de vista de forma muy sucinta. “Para salir de la lucha sin la resolución disminuida: esa es la victoria”.

Pero en realidad … eso no es la victoria. Pelear y perder, seguido de más lucha y más derrotas es una fórmula para prolongar el dolor de la derrota. Hamas promete a sus seguidores un lejano día de retribución apocalíptica y redención.

Si mi fuente está en lo correcto, pronto habrá otro estallido de violencia. Casi por seguro terminará la forma en que las rondas anteriores de violencia han terminado. Israel quedará de pie y permanecerá firme, más fuerte, seguro y próspero que nunca – y sus atacantes permanecerán congelados en su negativa a hacer lo más necesario para terminar con este conflicto: reconocer a Israel, rechazar la guerra, y hacer el mejor trato posible que puedan obtener basado en la realidad actual.

Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de David Frum

Publicidad
Publicidad