Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El limbo en la política iraquí podría prolongarse, dicen legisladores

Pese a que el esperado anuncio de la conformación del gabinete ocurriría este lunes, faltará por designar a tres ministros importantes
lun 20 diciembre 2010 11:31 AM
Iraq - líder kurdo y primer ministro
Iraq - líder kurdo y primer ministro Iraq - líder kurdo y primer ministro

Políticos de diferentes corrientes expresaron este lunes sus dudas sobre el anuncio de la conformación del nuevo gobierno del primer ministro , Nuri Al-Maliki, previsto para esta fecha.

Hasan Al-Sneid, miembro del bloque de Maliki, dijo que el gobierno se conformará, aunque su anuncio fue aplazado hasta horas de la tarde.

Pero el legislador Mahmood Othman dijo que el limbo político del país, que comenzó después que ningún bloque ganó suficientes escaños para crear un gobierno de coalición en las elecciones del 7 de marzo , puede durar unos días más. "Será al menos”, el miércoles cuando el gabinete sea presentado, consideró.

Y los miembros de otros bloques dijeron que no se ha alcanzado un acuerdo final sobre los nombramientos para el gabinete.

Al-Maliki tiene hasta el fin de semana para dar a conocer a su gabinete antes de que se agote el plazo constitucional para formar un gobierno.

Al gabinete, de acuerdo con importantes políticos, le faltarán tres puestos de ministros de seguridad (del interior, defensa y seguridad nacional), que controlarían al ejército y la policía del país.

Publicidad

Los políticos dicen que se necesita más tiempo para nominar candidatos para estos puestos sensibles.

Pero Amir Al-Kinani, un miembro del parlamento del grupo radical chiita que encabeza Muqtada Al-Sadr, dijo que su bloque se niega a votar este lunes para un gobierno incompleto.

El domingo, el ex primer ministro, Ayad Allawi, indicó que él será parte del nuevo gabinete iraquí que su rival Maliki planea presentar. Con su declaración puso fin a semanas de incertidumbre sobre su participación.

El mes pasado, Allawi salió del parlamento y declaró que la compartición de poderes estaba muerta.

Pero más tarde dijo en un comunicado que su bloque Al-Iraqiya, “desempañará su papel activa, productiva y cooperativamente, y con un espíritu de buena fe y de construcción de confianza, siempre y cuando encontremos que ese espíritu hace eco y es correspondido por parte de nuestros compañeros en el proceso político”.

Sin embargo, la cooperación y la participación dependen de que otros partidos respeten el acuerdo de compartir el poder, una realidad que sigue siendo incierta, dada la profunda desconfianza entre los grupos políticos de Iraq.

En las elecciones del 7 de marzo, el bloque de Allawi ganó 91 escaños, la cifra más grande para cualquier grupo, y le siguió el grupo de Al-Maliki con 89 asientos.

Pero Al-Maliki, quien recibió apoyo de los seguidores del clérigo radical antiestadounidense, Muqtada Al-Sadr, y finalmente de los kurdos, aseguró un segundo periodo.

En mayo pasado, con Estados Unidos de mediador, se creó un frágil acuerdo de compartición de poderes entre los bloques principales lo que indicó el posible final para las disputas políticas. El acuerdo tiene que ver con la creación de un Consejo Nacional para Alta Política, un cuerpo diseñado principalmente para tranquilizar a Allawi y otros críticos que acusan a Al-Maliki de abuso de poder.

“El objetivo de este consejo no es debilitar o socavar los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, sino fortalecerlos al desempeñar un papel de garante para empujar el acuerdo sobre programas y reformas en áreas como alta política, trabajar para alcanzar un acuerdo político, y como una institución vital, ejercer un verdadero compañerismo nacional”, dijo Allawi.

Su confirmación de apoyar el levantamiento del consejo y el parlamento de una prohibición política sobre tres políticos aliados a él eliminó dos grandes obstáculos y señaló un anuncio de gobierno inminente.

El bloque de Allawi es apoyado por árabes sunitas y su inclusión en el gobierno ha sido importante para la estabilidad en la situación de seguridad.

Muchos funcionarios, incluyendo a Allawi, advirtieron que la exclusión de los sunitas o de otro grupo puede llevar a una nueva violencia sectaria.

Publicidad
Publicidad