Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Millones de sudaneses votan por un referendo para decidir independencia

La atmósfera festiva se vio empañada por reportes de nuevos choques entre nómades árabes y tribus ligadas a la región de Abyei
dom 09 enero 2011 10:59 PM
Sudán
Sudán Sudán

Millones de entusiasmados sudaneses del sur votaron el domingo en un esperado referendo por la independencia, un proceso que podría ver el surgimiento de un nuevo Estado en una región azotada por la guerra.

Largas filas se formaron afuera de los centros de votación antes del amanecer en Juba, capital de Sudán del Sur, donde algunos letreros describían la votación como "la última marcha hacia la libertad", después de décadas de guerra civil y lo que se percibe como represión del norte.

"Este es el momento que la gente de Sudán del Sur ha esperado", dijo el presidente sureño Salva Kiir tras emitir su voto, llamando a las personas a ser pacientes con el proceso.

"Yo votaré por la separación", dijo Nhial Wier, un veterano de la guerra civil entre el norte y el sur que se dirigía a sufragar. "Este día marca el fin de las luchas. Yo luché por la libertad junto al Ejército. Luché por la separación", declaró.

Horas después del inicio de la votación, la atmósfera festiva se vio empañada por reportes de nuevos choques entre nómades árabes y tribus ligadas al sur en la región de Abyei.

El referendo fue prometido en un acuerdo de paz del 2005 que puso fin a décadas de guerra civil, fomentadas por el petróleo y las diferencias étnicas, entre la mayoría musulmana del norte y el sur, donde la gente sigue principalmente la cristiandad y creencias tradicionales.

Publicidad

En el norte, la posibilidad de perder un cuarto de la tierra del país -y la fuente de la mayoría de su petróleo- ha sido recibida con resignación y algo de resentimiento.

El presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir, quien llevó adelante una campaña por mantener la unidad, ha estado haciendo comentarios conciliatorios y este mes incluso prometió unirse a las celebraciones por la independencia, en caso de que el resultado del referendo la avale.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el sábado que un referendo ordenado y pacífico podría ayudar a Sudán a volver al camino hacia una relación normal con Washington después de años de sanciones, pero advirtió que una votación caótica significará más aislamiento.

En Juba, el actor George Clooney y el senador estadounidense John Kerry se unieron a los cantos y bailes de la multitud. Los votantes que esperaban fuera de una estación de votación cantaban el himno "Este el día que el Señor ha creado".

"Es algo increíble ver a la gente votando por su libertad. No es algo que ves a menudo en tu vida", afirmó Clooney a Reuters.

Tristeza en el norte

En el norte, muchas personas parecían estar resignadas a la pérdida de Sudán del Sur.

"Sentimos una tristeza increíble de que una (...) parte muy querida de Sudán se separará de nosotros", dijo Sara Nuqdullah del partido opositor Umma en el norte Sara Nuqdullah.

"Ahora debemos trabajar para asegurar que los norteños en el sur y los sureños en el norte y las tribus en la zona fronteriza no serán dañados", dijo llorando la funcionaria.

La comisión organizadora de los comicios dijo que desafió los pronósticos desfavorables de demoras para entregar todos los materiales de votación a tiempo para el domingo.

Los logros logísticos no fueron de la mano con progreso político. Los sureños fueron a las urnas sin saber la posición exacta de su frontera con el norte ni con cuánta deuda de Sudán deberán cargar tras la separación.

Ambos bandos se han estancado por meses en las negociaciones sobre cómo deberían compartir las ganancias del petróleo, que sostiene a ambas economías, y arreglar otros asuntos tras la secesión. No hay indicios públicos de avances.

El sur también deberá enfrentar sus propias rivalidades étnicas internas y aún queda una disputa más amarga con el Norte sobre la propiedad de la región central de Abyei, donde se reportaron enfrentamientos el viernes, sábado y domingo.

Noruega, Gran Bretaña y Estados Unidos, que formaron una troica para apoyar el acuerdo de paz del 2005, emitieron un comunicado acogiendo el inicio de las votaciones como un paso histórico, pero agregaron que "la situación en Abyei sigue siendo de profunda preocupación".

Publicidad
Publicidad