Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pakistán busca a dos clérigos por 'inspirar' el asesinato de un gobernador

El asesinó confeso del gobernador del Punjab dijo que los clérigos lo habrían motivado a ello porque estaban en desacuerdo con Salman Taseer
jue 13 enero 2011 01:11 PM

La policía pakistaní está en búsqueda de dos clérigos musulmanes de línea radical, quienes supuestamente inspiraron el asesinato de un político liberal la semana pasada, informó un agente a CNN.

Los nombres de los clérigos aparecen en una confesión entregada al juez por Muhammad Mumtaz Qadri, el escolta que asesinó al gobernador de la provincia de Punjab, Salman Taseer, dijo el jefe de la policía comisionado en Islamabad, Bin Yamin.

Qadri prestaba sus servicios como guardia de seguridad de Taseer, cuando disparó más de 20 balas a su jefe a plena luz del día , afuera de una exclusiva plaza comercial en esta capital.

En su declaración, Qadri dice que los clérigos Mufti Haneef Qureshi e Imitiaz Shah lo motivaron a asesinar a Taseer, después de que e l político hablara en contra de las controversiales leyes de blasfemia de Pakistán , dijo la policía.

Al final del año pasado, Taseer encabezó una agresiva campaña pública para liberar a una mujer cristiana pakistaní sentenciada a muerte por violar las leyes de blasfemia.

Taseer dijo que la mujer era inocente. Dijo que las leyes deberían ser cambiadas ya que eran utilizadas para perseguir a las minorías religiosas de Pakistán.

Publicidad

Los grupos religiosos de línea dura en Pakistán protestaron en contra de Taseer y advirtieron al gobierno que no interfiriera con las leyes de blasfemia. Cualquier cambio que se les hiciera, dijeron, sería una afrenta contra el Islam y el profeta Mahoma, dijeron. Algunos de estos grupos han elogiado a Qadri por asesinar a Taseer. Incluso, han solicitado su liberación y le arrojaron pétalos de rosa a su paso rumbo a su primera aparición en la corte.

Los clérigos que son buscados por su posible conexión con el asesinato de Taseer ofician en Rawalpindi, la ciudad natal del asesino, que se ubica a las afueras de la capital federal. Sin embargo, la policía aún no tiene claro cuando y dónde ellos habrían hablado con Qadri y que le habrían dicho.

Yamin dijo que hay más pruebas que vinculan a los clérigos con el asesinato, pero que él no revelaría lo que la policía ha encontrado. Dijo que los clérigos parecen estar escapando.

Estos hechos avivaron el debate sobre las leyes de blasfemia y su legitimidad. El Gobierno de Pakistán no está en favor de cambiarlas, sin embargo, algunos diputados han hecho propuestas individuales al respecto.

Publicidad
Publicidad