Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La iglesia católica pidió discreción en el tema de abusos sexuales

Un representante del Vaticano pidió a los obispos irlandeses guiarse por las leyes religiosas, ser reservados y evitar ir a la Policía
mié 19 enero 2011 02:38 PM
Los sacerdotes también son victimas de ciudad juarez
sacerdotes iglesia Los sacerdotes también son victimas de ciudad juarez

Víctimas de abuso sexual en Irlanda se dijeron este miércoles "disgustadas" por una carta en la que un representante del Vaticano expresa "serias reservas" respecto a que los obispos de ese país reporten ante la Policía las sospechas de abuso a menores.

Dijeron que cuestionarán el contenido de la carta ante el cardenal que encabeza la delegación enviada a Irlanda del Norte por el Papa.

"Estamos disgustados por los detalles revelados en la carta. Muchos de nuestros miembros no pueden referirse a ello y han sido profundamente afectados por las revelaciones", dijo a CNN Margarita McGuckin, portavoz de la asociación de Sobrevivientes y Víctimas de Abuso Institucional.

En la carta, fechada en 1997, el representante del Vaticano en Irlanda advierte a los obispos de ese país que deberán guiarse por las leyes de la iglesia al investigar las sospechas de abuso sexual a menores por parte de sacerdotes y expresa "serias reservas" sobre requerir que esos casos sean comunicados a la Policía.

El Vaticano respondió a ese mensaje diciendo que la carta había sido "profundamente mal interpretada".

Y un portavoz de la Conferencia de Obispos de Irlanda dijo que desde 1996 han seguido una política de informar a la policía las sospechas de abuso.

Publicidad

La carta de dos hojas, escrita por el nuncio apostólico, Luciano Storero, se envió a los obispos de Irlanda en respuesta a un documento que mandaron al Vaticano en el que se recomienda la notificación obligatoria en casos de sospecha de abuso sexual infantil por parte de sacerdotes.

Después de estudiar el documento de los obispos irlandeses, la Congregación para el Clero del Vaticano dijo que contenía "procedimientos y disposiciones que parecen contrarias a la disciplina canónica y que, de ser aplicada, puede invalidar los actos de los mismos obispos que están intentado poner fin a estos problemas".

"Si estos procedimientos fueran seguidos por los obispos y hubiera casos de un posterior recurso jerárquico presentado ante la Santa Sede, los resultados podrían ser enormemente vergonzosos y perjudiciales para las mismas autoridades diocesanas", escribió Storero.

"En particular, la situación del 'informe obligatorio', da lugar a serias reservas de naturaleza tanto canónica como de orden moral", añadió.

La carta fue obtenida por la emisora estatal irlandesa RTE para un programa de asuntos religiosos transmitido el lunes. RTE dijo que recibió la carta de un obispo irlandés y que las autoridades católicas en el país anteriormente se habían negado a publicarla. Un abogado del Vaticano envió una copia de la carta a CNN.

El programa de RTE ¿Lo puede creer?, dijo que el papa Benedicto XVI está haciendo más de lo que los Papas anteriores hicieron para abordar el abuso, pero preguntó si ha sido suficiente.

Martin Long, vocero de los obispos católicos irlandeses, dijo que el Papa los instó en dos ocasiones durante el año pasado a seguir los procedimientos que la iglesia estableció para la protección infantil.

"También la iglesia irlandesa mantiene su política de denuncia obligatoria de acusaciones de abuso", dijo Long, haciendo un llamado al gobierno irlandés para "introducir una ley que facilite la denuncia obligatoria sobre acusaciones de abuso sexual".

Jeffrey Lena, el abogado que representa al Vaticano en Estados Unidos, dijo en un comunicado que la "carta en cuestión ha sido profundamente mal interpretada".

Dijo que su objetivo principal "era ayudar a asegurar que los obispos castigaran a los sacerdotes por el abuso sexual cometido en una manera que pudiera garantizar que no evitaran el castigo basado en razones técnicas. Esto es precisamente lo opuesto de lo que se ha informado en muchas notas de prensa".

La carta también planteó cuestionamientos sobre la validez canónica de lo que Lena llamó "documento de estudio", producido por la Conferencia Episcopal de Irlanda. "Como tal, contrario al informe de los medios, la carta no constituye un rechazo a la posición de la conferencia", dijo. "Finalmente, y de nuevo en contraste con lo que se informó en los medios, la carta no instruyó a los obispos irlandeses a desechar los requerimientos de denuncias de la ley civil".

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo que la carta con razón insiste en que la ley canónica debe ser respetada para asegurar que los sacerdotes culpables no tuvieran razones técnicas para recurrir.

"Necesitamos recordar que la carta fue escrita antes de las normas del 2001", aclaró.

Indignación ante las recomendaciones 

Pero en Irlanda, grupos de víctimas y sobrevivientes dijeron que la ley demuestra que la protección de sacerdotes pedófilos de una investigación criminal no sólo era apoyada por los líderes del Vaticano, también fue ordenada por ellos.
One in Four, una organización que representa a víctimas de abuso sexual en Irlanda, dijo que la carta plantea preguntas sobre las investigaciones de abuso sexual infantil en Irlanda por parte de clérigos.

Otra organización, The Survivors Network of Those Abused by Priests, también planteó preocupaciones similares. "A mediados de los 90, los obispos irlandeses deseaban acusar ante la policía los horribles crímenes sexuales contra menores", dijo el grupo en un comunicado. "La alta burocracia del Vaticano les dijo que no. Esto es lo que muestra esta carta recién dada  a conocer al público. No podemos sino preguntarnos cuántos documentos similares hay, en donde el Vaticano frena esfuerzos locales para combatir el abuso, y permanecen ocultos en los registros de la iglesia en todo el mundo".

"Ciertamente es una vergüenza para el Vaticano", dijo el analista senior de CNN para el Vaticano, John L. Allen, Jr.  "Es otra confirmación de que a finales de los 90 había una profunda ambivalencia en el Vaticano sobre qué tan lejos podría ir en términos de denunciar el abuso sexual de sacerdotes a las autoridades civiles".

"No es un prueba irrefutable, ya que no es una directiva. No es una orden. Este es un funcionario del Vaticano dando su opinión. No es un documento de políticas", aclaró.

La actual política de la Iglesia llama para que esos casos, conocidos fuera del confesionario, sean informados a la policía, dijo.

Publicidad
Publicidad