Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma de salud de Obama sufre una derrota en la Cámara Baja de EU

La nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes busca acabar con la medida, aunque es poco probable que su intento prospere
mié 19 enero 2011 09:07 PM
reforma-revés
reforma-revés reforma-revés

La Cámara de Representantes de Estados Unidos determinó derogar la reforma de salud promulgada el año pasado por el presidente Barack Obama , una decesión que la nueva mayoría republicana prometió asumir como su prioridad número uno.

La iniciativa, titulada Acta para derogar la ley de salud destructora de empleo, fue avalada por una votación de 245 contra 189. Tres legisladores demócratas se unieron a la bancada republicana.

Sin embargo, es poco probable que el documento pase en el Senado, donde los demócratas aún conservan la mayoría tras las elecciones de noviembre y donde el líder del grupo, Harry Reid, ha advertido que no lo llevaría a votación en el pleno. Incluso si la iniciativa llega a esa instancia, podría enfrentar el veto de Obama.

"Los republicanos en la Cámara de Representantes están aquí para dar la cara por los estadounidenses y decir: 'Podemos hacerlo mejor'. Podemos hacer las cosas mejor que el apoderamiento del gobierno del sistema de salud", dijo el congresista republicano Mike Pence.

Hasta ahora, los republicanos no han presentado una iniciativa alternativa a la reforma de salud aprobada en 2010, a pesar de su oposición.

El líder de la mayoría republicana, John Boehner, dijo que el partido llamará a los comités de la Cámara Baja a elaborar "reformas de sentido común" que amplíen la cobertura de salud y a la vez reduzcan los costos, pero afirmó ante los periodistas que no habrá fechas límite para presentarlas.

Publicidad

La mayoría de los republicanos reconocen que es virtualmente imposible que logren derogar la reforma, pero buscarán bloquear partes fundamentales de ella o eliminar aspectos específicos en los próximos meses .

La reforma, cuyo costo asciende a unos 900,000 millones de dólares, tiene el objetivo de extender la cobertura de salud a 32 millones de estadounidenses, lo que representaría la más grande expansión en la materia desde la creación de los sistemas médicos Medicare y Medicaid.

Prohíbe que las empresas que brindan seguro médico nieguen sus servicios a una persona con base en condiciones de salud preexistentes, elimina los límites de edad y permite que las familias mantengan a sus hijos menores de 26 años en sus pólizas.

También exige que los estadounidenses obtengan un seguro médico, aunque para ello provee de subsidios a los pequeños negocios e individuos.

La reforma de salud es considerada una de las banderas del gobierno de Obama, quien asumió el poder en enero de 2009, pero los republicanos la critican por costosa y la califican de socialista.

Publicidad
Publicidad