Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El caos en Egipto se agudiza con el escape masivo de al menos 1,000 reos

Miles de manifestantes tomaron las calles de Egipto para exigir la renuncia del presidente Hosni Mubarak. El caos crece con la huida de reos
dom 30 enero 2011 05:51 AM
egipto protestas
egipto protestas egipto protestas

Nota del Editor: Este artículo está siendo actualizado constantemente con los reportes de los corresponsales de CNN en la región, reportes en vivo e imágenes de las protestas. Envía tu video o imágenes a CNN iReport .

EL CAIRO, Egipto (CNN)— Alrededor de 1,000 prisioneros escaparon de la prisión Demu en Fayoum, en el sur de El Cairo, reportó la televisora oficial Nile TV.

Los presos están en las calles causando desastres, y las familias están asustadas, según la emisora.

La policía egipcia disparó y mató a 17 personas, de acuerdo con reportes de la agencia Reuters.

Doce de ellos fueron baleados cuando intentaban atacar una estación de policía en Beni Suef, reportó la agencia. Otras cinco personas murieron en otro intento de ataque en una estación cercana a la ciudad de Nasr.

Un grupo de personas realizó cadenas humanas en los alrededores de uno de los edificios más famosos, el Museo de Egipto, para protegerlo de los saqueadores, de acuerdo con un reporte de CNN; sin embargo, el ejército tomó posteriormente el control de esa sede cultural.

Publicidad

El primer ministro de la Gran Bretaña, David Cameron, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, dieron a conocer un comunicado conjunto este sábado donde pedían al gobierno egipcio a que se abstenga de la violencia y que permita elecciones libres y justas.

El presidente Barack Obama convocó a una reunión de su equipo de Seguridad Nacional este sábado, informó la Casa Blanca. Entre los participantes se encontraban el vicepresidente Joe Biden, el asesor de Seguridad Nacional, Tom Donilon, y el asistente del presidente para seguridad nacional y antiterrorismo, John Brennan, el secretario de prensa, Robert Gibbs y su principal asesor, David Plouffe.

El ambiente de caos predomina en Egipto en medio del quinto día de protestas para exigir la renuncia del presidente Hosni Mubarak. Algunos egipcios desafían el toque de queda y se han comenzado a armar con cuchillos y pistolas para garantizar su propia seguridad ante el descontrol y los saqueos. Otros intentan conseguir comida.

En Alexandría, la situación en los hospitales también es de caos: no hay suficiente personal y los manifestantes que requieren atención médica no son atendidos con rapidez.

El Ministerio del Interior urgió a los manifestantes a atender el toque de queda y a detener a los saqueadores.  El Ejército se ha desplegado para tratar de contener las revueltas.

En un intento por salvar su régimen que lleva 30 años, Mubarak nombró por primera vez a un vicepresidente: Omar Suleiman, un hombre cercano, jefe de los servicios secretos egipcios durante 20 años. Y como primer ministro designó a Ahmed Shafik, un ex piloto de combate.

El ministerio de Salud de Egipto informó que la cifra de muertos es de 38 personas, aunque algunos medios locales han contado más de 70 desde el comienzo de la rebelión, inspirada en el movimiento en Túnez que provocó la caída del presidente Zine El Abidine Ben Ali.

El viernes, el gobierno de Mubarak bloqueó el acceso a internet y la telefonía móvil , ya que algunos de los manifestantes comenzaron a usar las redes sociales y los celulares para convocar a la revuelta.

Al parecer, el servicio de teléfono celular fue restaurado la mañana de este sábado. Sin embargo internet sigue sin funcionar .

El pueblo llama al Ejército a unirse contra Mubarak

En las calles, jóvenes de todas las clases sociales y de distintas religiones participan en las protestas. Eventualmente interrumpen las manifestaciones para hacer uno de los cinco rezos diarios del Islam, según un reporte de CNN.

Desde el viernes, el presidente ordenó sacar los tanques de guerra a las calles, una de las instituciones respetadas por la población. En las calles, la gente llama a los soldados a unirse al movimiento con el grito "El pueblo y el Ejército somos uno".

El Ejército, por su lado, hizo llamado para que la gente se defienda de los saqueadores y personas violentas. Ya hay gente que está adquiriendo pistolas para poder velar por su propia seguridad.

En el quinto de protestas, la actividad financiera en el país está detenida y en las universidades los exámenes fueron suspendidos.

Un mar de manifestantes ha cubierto las calles de El Cairo y cantaron al paso de Mubarak este sábado, incluso después de que los medios de comunicación egipcios informaron que el gabinete de Mubarak había renunciado oficialmente. Los inconformes superaron sin esfuerzo a una fila de tanques militares mientras marchaban.

Informes de prensa indican que decenas de personas han muerto en medio de las protestas que cobraron fuerza en los últimos días. El toque de queda ha sido extendido de las 16:00 horas a las 8:00 horas de la mañana siguiente .

La policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes que estaban empujando hacia el Ministerio del Interior del país en El Cairo este sábado.

La televisión estatal Nile TV informó este mismo sábado que los funcionarios en el gabinete del país han presentado sus renuncias.

Pero la atmósfera en la Plaza Tahrir de El Cairo seguía siendo tensa cuando los manifestantes continuó cánticos de "¡Abajo con Mubarak!," horas después que el presidente Hosni Mubarak anunció que había pedido la renuncia del gobierno del país, pero no dio indicios de que él iba a dejar el poder.

Pero los manifestantes también corearon: "Estamos todos los egipcios", y la gente reunida en la plaza fueron posando para fotografías con tanques y estrechando la mano de las tropas".

Tahrir Square está situado cerca de muchos edificios del gobierno en el centro de El Cairo, ha sido un punto focal para las protestas contra el gobierno, que comenzaron el martes.

Desde el viernes, cada vez son más personas las que se suman a las manifestaciones. Desde 1985, es la primera vez que el Ejército despliega su fuerza para sofocar los disturbios.

La policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes que estaban empujando hacia el Ministerio del Interior del país en El Cairo el sábado.

Al menos 2,000 manifestantes se han reunido este día en la plaza Raml en Alexandría. Durante el día no hubo rastro de la policía, y las protestas parecían pacíficas. Un soldado acunaba a un bebé y posó para una foto.

La gente coreaba: "No a Mubarak y su dinastía" y "los militares y la gente van a cambiar el régimen".

El presidente egipcio dijo este sábado que le pidió a su gabinete renunciar después de que miles de egipcios enojados desafiaron el toque de queda y se enfrentaron a la policía que los recibió con gases lacrimógenos mientras marchaban por el cambio.

"Le pedí al gobierno dimitir hoy mismo y voy a encargar un nuevo gobierno para hacerse cargo mañana", dijo Mubarak en un discurso a la nación el sábado poco después de la medianoche.

Al mismo tiempo que Mubarak hablaba, tanques egipcios rodearon las principales ciudades del país después de que la fuerza policial se enfrentara a los manifestantes el viernes. Los manifestantes quemaron las comisarías de policía en El Cairo y Alexandría, y volcaron e incendiaron vehículos policiales.

Mubarak dijo en su discurso que "estas protestas se levantaron para expresar una legítima demanda de más democracia, la necesidad de una red de seguridad social mayor, y la mejora del nivel de vida, la lucha contra la pobreza y la corrupción rampante."

"Entiendo estas demandas legítimas del pueblo y realmente entiendo la profundidad de sus preocupaciones y las cargas, y voy a trabajar para ellos todos los días", dijo. "Pero independientemente de los problemas que enfrentamos, esto no justifica la violencia o la anarquía."

Un alto funcionario del gobierno de Obama, por su parte, dijo la semana pasada que el discurso de Mubarak fue "casi conciliador y muy decepcionante, pero ¿qué esperabas?"

La  multitud se había reunido la noche del viernes antes del discurso de Mubarak, esperando que anunciara su dimisión,  y se transformó rápidamente en manifestaciones en las calles cuando el presidente anunció que iba a quedarse donde está.

Las calles del centro de El Cairo se veían calmadas la noche del viernes y sábado por la mañana cuando el ejército una fuerza mucho más respetada que la policía entre la población civil egipcia— tomó el control del país.

El gobierno reprimió las manifestaciones del viernes con miles de policías antidisturbios, que posteriormente se sumaron las tropas del ejército, de tanques y vehículos blindados equipados con torretas. Sin inmutarse, la gente corría, gritaba, lanzaba piedras.

Los manifestantes desafiaron el toque de queda impuesto la noche del viernes y otras advertencias para continuar con sus demandas de poner fin al autoritarismo de Mubarak de 30 años de gobierno.

La sede del gobernante Partido Democrático Nacional estaba en llamas la noche del viernes. Según Nile TV, algunos manifestantes han saqueado el edificio y le prendieron fuego.

En la ciudad portuaria mediterránea de Alexandría, el viernes, por lo menos 1,000 manifestantes se reunieron y jóvenes lanzaron piedras a través de nubes de gas negro. En Suez, 15,000 policías antidisturbios estaban fuera, utilizando gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes, difundió Nile TV. La policía antidisturbios también se enfrentó a manifestantes en las ciudades y pueblos de Ismailia, Fayoum y Elkoum Shbin, de acuerdo con el grupo anti-gobierno egipcio Liberación.

Al menos seis personas han muerto en las manifestaciones de esta semana, de acuerdo con el Ministerio del Interior de Egipto. Pero Nile TV informó el viernes que 13 han muerto y 75 resultaron heridas en Suez, al sur de El Cairo, que citó fuentes médicas

A medida que el gobierno reprimió a los manifestantes a través de Egipto, el líder de la oposición, Mohamed ElBaradei, quien regresó a su casa del Cairo para unirse a las manifestaciones, fue puesto bajo arresto domiciliario, dijo una fuente de seguridad de alto nivel a CNN.

Las protestas en Egipto han llegado semanas después de los disturbios similares que provocaron una revolución en Túnez , lo que obligó al entonces presidente Zine El Abidine Ben Ali a huir del país. Esas manifestaciones fueron seguidas también por las protestas en Argelia, Yemen y Jordania.

Mubarak no ha sido visto en público desde hace algún tiempo. Él tiene 82 años y ha habido especulación de problemas de salud. Muchos egipcios creen que Mubarak está preparando a su hijo, Gamal, como su sucesor, un plan que podría ser complicado por la exigencia de la democracia.

Publicidad
Publicidad