Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Fuerzas libias matan a decenas; musulmanes piden fin a la "masacre"

La sangrienta represión llevó a unos 50 líderes religiosos libios a realizar un llamado para detener lo que han llamado una cacería
dom 20 febrero 2011 06:47 AM
protestas libia
protestas libia protestas libia

Fuerzas de seguridad en la ciudad libia de Benghazi causaron la muerte de decenas de personas mientras intentaban aplastar una revuelta contra el líder Muammar Gaddafi, en el más letal de los numerosos levantamientos que sacuden al mundo árabe.

Testigos dijeron que Benghazi estaba en un estado de caos, con edificios del Gobierno saqueados y tropas y policías que se vieron obligados a replegarse a un complejo fortificado, desde donde disparan a los manifestantes.

En el reino de Bahrein, miles de manifestantes opositores al gobierno acamparon el sábado por la noche en la Plaza de la Perla. Pero luego de días de violencia en la isla gobernada por una monarquía sunita la atmósfera parecía ser más conciliatoria, con negociaciones que se realizarían el domingo entre la oposición y el príncipe heredero.

Durante el fin de semana también se registraron disturbios en Yemen, Marruecos, Omán, Kuwait, Argelia y Yibuti, mientras la gente salía a las calles demandando un cambio político y económico.

En Arabia Saudita las autoridades detuvieron a activistas que intentaban formar el primer partido político del reino.

El clamor por reformas en toda la región de enorme importancia estratégica para Occidente y fuente de gran parte del petróleo del mundo comenzó en diciembre en Túnez.

Publicidad

El derrocamiento del presidente Zine al-Abidine Ben Ali inspiró después a los egipcios a rebelarse en contra del gobernante Hosni Mubarak, que se vio forzado a renunciar el 11 de febrero.

Los tumultos han desafiado a los líderes regionales de países apoyados por Occidente. Aunque cada nación tiene su dinámica propia, desde la religión hasta el tribalismo, todos parecen unidos por la frustración ante la crisis económica y la falta de libertades políticas.

Matanza en Benghazi

En Libia, Gaddafi respondió con una represión feroz a los mayores desafíos a su Gobierno de cuatro décadas. El grupo con sede en Nueva York Human Rights Watch dijo que las fuerzas de seguridad mataron a tiros al menos a 173 personas en cuatro días de protestas, en un conteo basado en entrevistas con testigos y funcionarios de hospitales.

"Estamos en medio de una masacre", dijo un testigo a Reuters.

La situación era confusa, dado que el Gobierno libio ha restringido el acceso de los medios y bloqueó algunos servicios de comunicación, incluyendo internet.

Sin embargo, los manifestantes parecían haberse tomado la mayor parte de Benghazi y las fuerzas de seguridad se replegaron a un complejo fortificado en el centro de la ciudad, desde donde francotiradores disparan a las personas.

"Ahora la única presencia militar en Benghazi está confinada en el Complejo del Centro de Comando de la ciudad. El resto de la ciudad ha sido liberada", dijo un testigo la noche del sábado.

"Miles y miles de personas se han reunido frente a la corte de Benghazi. Todas las oficinas (del Gobierno local) y estaciones de policía en la ciudad han sido incendiadas", sostuvo.

Benghazi y sus alrededores han sido el foco de los disturbios libios. Pero artículos en sitios de redes sociales, que no pudieron ser verificados, se referían a enfrentamientos menores en la capital Trípoli y tiroteos durante la noche en Nalut, en el oeste del país.

Sin embargo, analistas y expertos en Libia dijeron que era poco probable que se produjera una revuelta nacional al estilo de Egipto.

Tradicionalmente Gaddafi tiene menos apoyo en el este que en el resto del país, donde es respetado por muchos pese a la falta de una democracia. Además, la riqueza petrolera de Libia le permite ser generoso para aliviar problemas sociales.

Príncipe y manifestantes

En Bahrein, el príncipe heredero, el jeque Salman bin Hamad al-Khalifa, quien está surgiendo como una figura líder entre la elite gobernante, tomó medidas conciliatorias después de días de disturbios que dejaron seis muertos.

"Todos los partidos políticos merecen una voz en la mesa", dijo a la cadena CNN el príncipe heredero Salman, antes de negociaciones con la oposición.

"Creo que hay mucha ira, mucha tristeza (...) Lo sentimos mucho y esto es una tragedia terrible para nuestra nación", dijo el príncipe, quien es considerado un reformista.

Está creciendo la especulación de que el primer ministro, el jeque Khalifa bin Salman al-Khalifa, será reemplazado por el príncipe heredero, quien por ahora se ha alejado de las figuras de la corte que buscan una mayor represión de las protestas.

Por órdenes del príncipe de Bahrein, las tropas y vehículos blindados se retiraron el sábado de la Plaza de la Perla, la cual fue sitiada el jueves después que policía anti-disturbios lanzara una mortal redada nocturna contra los manifestantes.

La gente se apresuró a retomar el control de la plaza el domingo, desde donde presionan en favor de las demandas de la oposición por la renuncia del gobierno y para que se realicen negociaciones sobre una nueva Constitución.

Publicidad
Publicidad