Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En su nuevo libro, Benedicto XVI exime a los judíos de la muerte de Jesús

Benedicto XVI insiste en su nuevo libro en que no fueron los judíos en su conjunto los que exigieron la crucifixión de Jesús
mié 02 marzo 2011 12:17 PM
benedicto xvi en el vaticano
benedicto-papa benedicto xvi en el vaticano

El pueblo judío en su conjunto no es responsable de la muerte de Jesús, aclara el papa Benedicto XVI en un libro escrito por él y próximo a publicarse.

Muchos católicos y cristianos han culpado a los judíos por la muerte de Jesús durante siglos. La iglesia católica negó esta afirmación en 1960 y el Papa la destaca en su nuevo libro Jesús de Nazareth.

"¿Quién insistió en la condena a muerte para Jesús?", se pregunta Benedicto XVI, en referencia a las escenas del evangelio, donde el pueblo de Jerusalén le exige al gobernador de Roma, Poncio Pilatos, crucificar a Jesús.

El Evangelio de Juan dice que el pueblo en cuestión son "los judíos", pero el Papa asegura que el término "no se refiera a (aunque los lectores modernos puedan tender a interpretarlo así) el pueblo de Israel como tal, y tampoco tiene una connotación racista".

Benedicto XVI ha tenido una relación difícil con los judíos durante su sexto año de papado.

Muchos judíos se molestaron porque reintegró a la iglesia a Richard Nelson Williamson, un obispo rebelde que aseguró que el dictador nazi , Adolfo Hitler, no tenía un plan sistemático para asesinar a los judíos de Europa. El obispo también minimizó el rol del campo de concentración de Auschwitz.

Publicidad

Benedicto XVI le ordenó a Williamson retractarse y dijo que el Vaticano no era consciente de sus comentarios cuando decidió retirarle la excomunión.

El Papa también puso en el camino de la santidad a su predecesor, Pío XII.

Los judíos creen que el Papa hizo poco por ayudarlos durante la Segunda Guerra Mundial y la persecución de Hitler.

Benedicto XVI, sin embargo, también se convirtió en el primer Papa en visitar la sinagoga más grande de Roma desde 1986, en un intento por suavizar la relación con la comunidad judía en el Día del diálogo.

Publicidad
Publicidad