Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rescatistas japoneses buscan víctimas atrapadas entre la devastación

Se llevan a cabo las labores de rescate entre escombros y aguas turbias, luego de que un terremoto y un tsunami devastaron el país
sáb 12 marzo 2011 07:16 AM
Fukushima Desastre
Fukushima Desastre Fukushima Desastre

Los equipos de rescate comenzaron este sábado la búsqueda de sobrevivientes entre las viviendas desplomadas, las aguas turbias y los violentos incendios, un día después de que un poderoso terremoto azotó Japón y desató grandes olas que se tragaron regiones enteras a lo largo de la costa.

Durante el día, en la ciudad costera de Minamisanriju funcionarios informaron que más de 9,500 personas están desparecidas, de acuerdo con la agencia Kyodo.

Más de 900 muertos y 700 desaparecidos son las cifras que reportó la cadena pública de televisión japonesa NHK.

Antes, la agencia de noticias Kyodo —que cita a la policía—, reportó que la cifra de muertos es de 433 y al menos 784 desaparecidos.

Se espera que la cifra oficial de muertos aumente en la medida que las autoridades sigan con las labores de rescate en las zonas afectadas.

El sismo de 8.9 grados de magnitud tuvo su epicentro a unos 130 kilómetros de Sendai, una región agrícola y de pesca que ha luchado para mantenerse después de décadas de fuga de cerebros debido a que los jóvenes se desplazan a la capital, Tokio.

Publicidad

En la cercana ciudad de Shirakawa, rescatistas escarbaban entre los escombros con maquinaria pesada para alcanzar a 13 vecinos atrapados cuando la tierra se abrió y se tragó sus casas.

Familiares y amigos estaban acurrucados para protegerse del frío, mirando, rezando y esperando. Otros lloraban.

Helicópteros militares sobrevolaron las zonas afectadas, para rescatar a personas en los tejados. En algunos casos, los rescatistas tuvieron que cargar a las víctimas en sus espaldas, a través de aguas fangosas.

Cansados, los sobrevivientes salpicados con lodo vagaban por las calles llenas de coches averiados y otros desechos.

El sismo fue seguido por decenas de réplicas este sábado, incluyendo una de magnitud de 7.1 grados.

"La tierra tembló con tal ferocidad", dijo Andy Clark, que experimentó el sismo en el aeropuerto en las afueras de Tokio.

"Pensé que las cosas estaban llegando a su fin... fue simplemente terrible".

El sismo también interrumpió el servicio ferroviario y el transporte aéreo. Las cancelaciones de los vuelos dejaron al menos a 23,000 personas varadas en dos aeropuertos locales, reportó la agencia de noticias Kyodo. Se espera que los vuelos se reanuden este sábado.

Seis millones de hogares, más del 10% del total en Japón, se quedaron sin electricidad, dijo el embajador de Japón en Estados Unidos , Ichiro Fujisaki.

"No voy a mentir, causaba bastante miedo. Pero todos estamos bien. Vivimos en el tercer piso, por lo que casi todo se sacudió", dijo Michelle Roberts, quien vive en el centro de Tokio.

Las carreteras en las zonas afectadas se han llenado de personas —muchas de las cuales habían pasado la noche en albergues— tratando de llegar a sus hogares, en las zonas periféricas. Otros acudieron en masa a las tiendas cercanas para comprar provisiones.

El gobierno japonés hizo una petición formal de ayuda a Estados Unidos, incluyendo apoyo militar, luego de que este viernes un tsunami golpeara al territorio japonés, tras  un sismo de 8.9 grados .

El epicentro se localizó a 373 kilómetros de distancia de Tokio, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Publicidad
Publicidad