Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El agua de mar cercana a Fukushima Daiichi es radiactiva

Expertos aseguran que los niveles de radiación encontrados en algas marinas a 100 metros de profundidad no son dañinos para la salud humana
mar 22 marzo 2011 04:06 PM
Japón - hortalizas
Japón - hortalizas Japón - hortalizas

Las preocupaciones de los oficiales japoneses sobre la contaminación de comida sobrepasaron las fronteras del país este martes cuando se detectó radiación en el agua océano cerca de la costa.

El operador de la Planta de Energía Eléctrica de Tokio dijo que se encontraron altos niveles de sustancias radiactivad en algas marinas cercanas a la planta, pero que los resultados no representan una amenaza en la salud humana.

"No debería haber un impacto inmediato en la salud. Si esta situación durara un largo periodo de tiempo, podría haber cierto impacto”, dijo a reporteros el Secretario en Jefe del Gabinete, Yukio Edano.

No fue claro el impacto que podría tener tal radiación en la vida marina. Las autoridades japonesas fueron programadas para medir la radioactividad en las aguas alrededor de la planta el martes y miércoles, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Monitoreos anteriores en algas marinas detectaron niveles de yodo en 131 que eran 126.7 veces más altos que los estándares establecidos por el gobierno, dijo la compañía eléctrica en su sitio web. Sus monitores detectaron cesio 134, que se desintegra a la mitad de su valor en dos años, 24.8 veces más alto que estándares del gobierno. El cesio 137 se encontró 16.5 veces más alto que el estándar.

La compañía eléctrica detectó estos niveles a 100 metros de profundidad en aguas marinas al sur de la planta nuclear el lunes por la tarde. Las partículas radioactivas se dispersan en el océano, y entre más lejana sea la muestra tomada, la contaminación debería estar menos concentrada.

Publicidad

Dado la gran cantidad de dilución que sucede en el océano, hay pocas posibilidades que se afecten peces de aguas profundas, dijo Murray McBride, un profesor en la Universidad de Cornell que estudia la contaminación de tierra y agua.

"Creo que el océano puede manejar eso mejor que el ambiente físico y los centros poblados", dijo Jim Walsh, un experto en seguridad internacional del Instituto Tecnológico de Massachussets y consultor para CNN. "No queremos que nada de esto suceda, pero mejor que salga al mar a que se quede en Japón".

Los vientos han despejado gran cantidad del material radiactivo emitido por la planta desde que el terremoto y tsunami dañaron el sistema de enfriamiento el 11 de marzo.

Pero se ha detectado contaminación en comida cultivada cerca de la planta.

El gobierno japonés ha prohibido la venta de leche sin procesar de la prefectura de Fukushima, en donde se localiza la planta, además de las ventas de espinacas de la prefectura vecina de Ibaraki, luego de encontrar niveles de radiación de yodo y cesio más altos que los estándares del gobierno, reportó la Secretaría de Salud del país.

Y oficiales en Fukushima detuvieron la distribución de vegetales cultivados localmente afuera de la prefectura. 

El gobierno también ha prohibido la venta de espinacas y leche de algunas partes de las prefecturas de Gunma y Tochigi, de acuerdo a la oficina del primer ministro.

El martes Edano dijo que no se había detectado contaminación en otros productos agrícolas. 

"Los productos que se cultivan en estas áreas están siendo monitoreadas y el monitoreo continuará", dijo.

Urgió a los consumidores a "intentar no entrar en pánico" , enfatizando que el gobierno ha detenido todas las embarcaciones de productos animales que consideren que puede estar contaminado.

Edano ha hecho hincapié que los oficiales creen que los niveles de radiación en la comida –aunque arriba de estándares legales- no son una amenaza inmediata a la salud, diciendo que la mayoría de ellos podrían ser peligrosos sólo si se consumen en una vida entera.

El lunes un vocero para la Organización Mundial de la Salud dijo que una exposición a corto plazo de comida contaminada por radiación de la planta nuclear de Fukushima Daiichi no representa un riesgo inmediato a la salud.

Pruebas también han detectado radiación en agua potable .

El lunes, autoridades en Iitake instaron a sus residentes a evitar tomar agua de la llave que mostró contener más de tres veces la cantidad de yodo radioactivo estándar.

El agua en otras jurisdicciones ha mostrado menos señales de contaminación, aunque muy por debajo de los niveles estipulados en la ley japonesa, de acuerdo con el sitio web de la Agencia Internacional de Energía Atómica. La agencia de la ONU dijo que ha recibido reportes del gobierno de Japón en donde mostraba que seis de 46 pruebas resultaron positivas para el isótopo radioactivo yodo 131.

Los isótopos yodo y cesio son productos derivados de la fisión nuclear en reactores como el dañando el 11 de marzo por el temblor y tsunami que devastó el norte de Honshu, la isla principal de Japón. Aunque yodo 131 tiene una vida radiactiva de media vida de ocho días, la media vida de cesio 137 es de 30 años.

La decisión de prohibir las ventas de frutos es otro golpe potencialmente devastador para una parte del noreste de Japón que fue afectada por el terremoto, el tsunami y otras fallas potenciales de la planta de Fukushima.

Edano dijo que los agricultores serán compensados por las pérdidas económicas causadas por las restricciones.

"Esto se debe principalmente por el accidente del reactor nuclear, así que asumimos que (la Compañía de Energía de Tokio) será responsable de la compensación. El gobierno podría tomar acciones complementarias", dijo.

Fukushima está entre los principales productores de frutas, verduras y arroz. Ibaraki, al sur de Fukushima, provee a Tokio de una cantidad significativa de frutas y verduras y es el tercer productor más grande de carne porcina.

Para que la radiación sea un problema para el arroz, la contaminación tendría que ser más severa y prolongada de lo que se ha visto hasta el momento, dijo McBride, el profesor de la Universidad de Cornell.

La contaminación del suelo fue un gran problema alrededor de Chernóbil, pero la radiación emitida por la planta Fukushima Daiichi no está cerca de ese nivel, dijo.

"No estamos en esa etapa; ese es el escenario que deben considerar si la contaminación llega a ser tan severa", dijo McBride.

Publicidad
Publicidad