Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La crisis en Fukushima revive historial accidentado de su operador

Los directivos de la planta nuclear que enfrenta una emergencia desde el terremoto y el tsunami en Japón ocultan datos, según activistas
mié 23 marzo 2011 03:14 PM
Japón - Fukushima Daiino
Japón - Fushima Daiini Japón - Fukushima Daiino

El operador de los reactores y plantas de energía nuclear en la costa norte de Japón tiene un historial documentado de errores y encubrimientos, así como una tendencia a esconder la verdad cuando las cosas salen mal, según activistas antinucleares.

En medio de la confusión y la incertidumbre que rodea a la naturaleza exacta del estrés y el daño de la planta nuclear de Fukushima Daiichi , se escuchó al primer ministro japonés, Naota Kan, exigir respuestas a los directivos de la Compañía Eléctrica de Tokyo (TEPCO) del por qué la empresa le ocultó información al gobierno.

Estos informes son inusuales ya que en el pasado, según críticos, ha existido una estrecha cooperación entre ambas partes.

Publicidad

"La historia de la industria nuclear japonesa y el gobierno es de gran vinculación y menos que gloriosa con respecto a información pública y apertura total", le dijo Arjun Mahkijani a CNN. Mahkijani es director de un pequeño grupo de interés público con sede en Washington llamado Instituto de Investigación Energética y Medio Ambiental. Ha sido muy crítico con la energía nuclear, tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo.

"Estos acontecimientos no tienen precedente", afirmó, "y hay muchas razones para creer que TEPCO no ha dicho toda la verdad sobre lo que está pasando".

Los directivos de TEPCO niegan que se le esté ocultando información crítica al gobierno japonés. Pero hay una historia detallada de este tipo de acontecimientos en el pasado reciente.

En el 2002, el presidente de TEPCO y otros cuatro ejecutivos renunciaron cuando se descubrió que los registros de reparaciones e inspecciones de la planta de Fukushima habían sido amañadas. La compañía admitió "prácticas deshonestas" tras una investigación interna.

"Se descubrió que TEPCO había encubierto incidentes de fisuras en una pieza importante del equipo de todos sus reactores, y consecuentemente, fueron obligados a cerrar 17 de dichos reactores", comentó a CNN el activista antinuclear Phillip White. White es el enlace de habla inglesa de una organización llamada Centro de Información Nuclear Ciudadana (CNIC), la organización antinuclear más grande de Japón.

"Hubo una tendencia que indica que TEPCO no es franca y encubre situaciones deliberadamente para proteger sus intereses", afirmó.

En el 2007, un terremoto de 6.8 grados de magnitud azotó el oeste de Japón y afectó a otra planta de TEPCO. La compañía reportó un incendio menor, pero más adelante, admitió que dicho incendio duró dos horas y que cientos de galones de agua radioactiva se filtraron al mar. "La planta simplemente no estaba diseñada para aguantar un terremoto de esa magnitud", agregó Mahkijani a CNN. "Tuvieron mucha suerte de no haber vivido un desastre mayor en ese entonces".

Con este historial es que White y otros activistas afirman que la relación entre los reguladores y operadores de plantas nucleares japoneses como TEPCO es demasiado conveniente.

La Agencia Nuclear y de Seguridad Industrial, el máximo regulador, sin embargo, según críticos, no opera a una distancia sana de la industria que se encarga de regular. NISA es parte del gigantesco Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón. Esta dependencia está encargada, entre otras cosas, de vender tecnología japonesa en el extranjero (incluyendo tecnología nuclear).

"No hay una regulación real de la industria nuclear japonesa", afirmó White. "Es solamente una bonita ficción".

NISA aprobó una extensión de 10 años a la vida de operación de uno de los seis reactores más viejos de Fukushima Daiichi justo antes del terremoto . Lo anterior, a pesar de cuestionamientos sobre la seguridad del reactor.

TEPCO reconoció en su página web que falló en la inspección apropiada de 33 piezas del equipo relacionado con los sistemas de enfriamiento del reactor, y comentó a CNN que todo lo que tenía que corregirse, se ha hecho. Dijo también que tomarían medidas correctivas en el futuro para prevenir problemas similares.

Expertos nucleares le han comentado a CNN que es muy probable que los reactores sean inoperables para un futuro. Y como dijo el físico Kenneth Bergeron: "Es una situación atemorizante. Sólo podemos desear lo mejor".

Publicidad
Publicidad