Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La estratégica ciudad de Ajdabiya queda bajo control total de los rebeldes

Las fuerzas de Gadhafi se retiran de una ciudad clave para los rebeldes, enlace petrolero y punto que conecta a la fortaleza de la oposición
sáb 26 marzo 2011 03:46 PM
rebeldes celebran en tanques pro gadhafi
rebeldes-tanque-libia rebeldes celebran en tanques pro gadhafi

Con la ayuda de los bombardeos de la coalición internacional, fuerzas opositoras libias clamaron victoria este sábado sobre las fuerzas de Moammar Gadhafi, en la estratégica ciudad de Ajdabiya, en el este de Libia , aunque una batalla en oeste causó estragos debido a que los tanques del líder libio reanudaron sus ataques en Misrata. 

Las fuerzas del gobernante se retiraron de Ajdabiya, aseguró el ministro del Exterior, Khaled Kaim, poco después de que los rebeldes pregonaron la victoria en la ciudad. Los ataques de la coalición fueron efectivos por lo que las fuerzas de Gadhafi decidieron retirarse, añadió.

Los rebeldes corearon cantos de agradecimiento al apoyo de la coalición luego de que arrebataron el control de una ciudad  considerada un enlace con los pozos petroleros de Libia, así como un punto que conecta con la fortaleza de los rebeldes, Benghazi. Confiaban en que con la protección aérea serían capaces de mantener el poder de la ciudad.

Ajdabiya está ahora “100 por ciento” en manos de la oposición, aseguró Shamsuldin Abed Mawlah, vocero de consejo interino de los opositores libios.

Hasta el sábado por la noche (tiempo de Libia), los opositores habían alcanzado las afueras de la ciudad de Brega, al oeste de Ajdabiya, según su vocero Ahmed Omar Bani.

La victoria en Ajdabiya es clave para la oposición, la cual intenta pelear hasta llegar a la capital, Trípoli. También evidencia el impacto de los ataques aéreos realizados por la coalición internacional.

Publicidad

Los opositores tomaron el control de Ajdabiya durante la noche, luego de que jets de la coalición volvieron a bombardear a los tanques libios que estuvieron atrincherados en el norte y el este de la ciudad durante días, según el vocero de los rebeldes, Jalal al-Gallal.

Tanques dañados podían observarse en el desierto, en la entrada norte de la ciudad. Los edificios ubicados en las entradas de la Ajdabiya  estaban plagados de agujeros hechos por balas.

Tropas rebeldes peinaron las calles de la ciudad el sábado, y buscaban a cualquier persona leal a Gadhafi, según al-Gallal.

En la ciudad de Misrata ocurre una historia complemente diferente, ahí han ocurrido algunas de las batallas más intensas desde que comenzaron las protestas en febrero.

Los ataques aéreos de la coalición golpearon las fuerzas de Gadhafi en las afueras de Misrata, pero los tanques reanudaron sus bombardeos este sábado, aseguró un médico del principal hospital de la ciudad. Rebeldes armados sólo con armas ligeras trataban de repeler el ataque mientras las víctimas fatales aumentaban, describió.

Al menos 20 personas fueron heridas por francotiradores leales a Gadhafi en Misrata este sábado, dijo. Otras siete personas murieron el viernes y 70 resultaron heridas a casusa de la violencia en la ciudad, agregó.

Al-Gallal adelantó que la siguiente gran batalla será por el control de Misrata.

“Él (Gadhafi) teme por Misrata”, dijo al-Gallal. “Está demasiado cerca de Trípoli. Hará todo lo que pueda por resistir”.

Tras la caída de Ajdabiya, la batalla se trasladará al oeste a través de pueblos y ciudades que se mantienen fieles a Gadhafi. La oposición espera una gran resistencia en lugares como Sirte, donde el líder libio nació.

Aviones de la coalición realizaron 164 vuelos el viernes y reportaron daños a las fuerzas terrestres de Gadhafi, pero advirtieron de la capacidad de Gadhafi de retener el poder y reforzar sus unidades.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió este sábado el liderazgo de la coalición en su programa de radio semanal.

“Debido a que actuamos rápidamente se evitó una catástrofe humanitaria y la vida de incontables hombres inocentes, mujeres y niños se salvó”.

“Estados Unidos no debería, y no podría, intervenir en cada crisis que haya en algún lugar del mundo”, agregó.

“Pero creo firmemente que cuando la gente inocente es agredida, cuando alguien como Gadhafi amenaza con un baño de sangre que podría desestabilizar una región entera y cuando la comunidad internacional está preparada para unirse para salvar a miles de vidas, entonces sí es nuestro interés nacional actuar”.

Los ataques aéreos protegieron el avance de los rebeldes hacia Ajdabiya y destruyeron varios tanques de Gadhafi.

Los líderes de la coalición insistieron en que su misión es hacer respetar la zona de no exclusión aérea y proteger a civiles.

"Cuando veamos que las fuerzas del régimen ataquen civiles haremos todo lo que podamos para detenerlos", sostuvo el general Carter Ham, comandante de la Comando Africano de Estados Unidos.

Pero el vocero de gobierno libio, Ibrahim Mussa, condenó los ataques de la coalición internacional.

"Es inmoral, es ilegal y no fue autorizado por el Consejo de Seguridad (de las Naciones Unidas", dijo a los reporteros en Trípoli.

La televisión estatal de Libia reportó el 15 de marzo que "Ajdabiya había sido limpiada de mercenarios y terroristas conectados con Al-Qaeda". Más tarde, Gadhafi aseguró que sus fuerzas habían tomado el control de l ciudad.

Un funcionario de la coalición, que prefirió no ser identificado, dijo a CNN que este sábado se habían realizado ataques aéreos en Trípoli.

El viernes, el gobierno llevó a reporteros internacionales a las afueras de Trípoli para ver de primera mano los daños.

Gadhafi se ha esforzado de hacer énfasis en lo daños colaterales provocados por los ataques aéreos de la coalición. El ministro de salud, Khaled Omar, dijo a los reporteros el viernes que 114 personas habían muerto durante la campaña de la coalición, pero no especificó si eran civiles.

En Trípoli, los reporteros de CNN están obligados a seguir los tours del gobierno. Las autoridades prohíben que los periodistas internacionales se muevan de forma independiente.

Al menos 20 personas fueron heridas por francotiradores leales a Gadhafi en Misrata, este sábado, de acuerdo con un doctor que labora en el principal hospital de la ciudad sitiada del este del país.

Otras siete personas murieron el viernes y 70 resultaron heridas a casusa de la violencia en la ciudad, agregó.

Publicidad
Publicidad