Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aserrín y periódico, nuevo intento para frenar la fuga de agua radiactiva

El nuevo compuesto tiene un polímero especial con la intención de que se expanda en el lugar apropiado y se adhiera con el contacto del agua
dom 03 abril 2011 08:30 AM
Fukushima Daiichi
Fukushima Daiichi Fukushima Daiichi

Agua radiactiva sigue filtrándose al océano Pacífico desde la central nuclear Fukushima Daiichi. Y este domingo, después del primer intento fallido los trabajadores hicieron un compuesto químico que se mezcla con aserrín y periódico con la intención de tapar la grieta que mide 20 centímetros.

La abertura ha sido el conducto del agua altamente radiactiva que se escapa hacia el mar Pacífico , dijo un funcionario de servicios públicos de la empresa.

Un primer intento por sellar la fuga con concreto falló el sábado.

Este nuevo compuesto contiene un polímero especial que podría expandirse en el lugar apropiado y adherirse al contacto del agua, dijo este domingo un oficial de Tokyo Electric Power Company. Esa es la esperanza.

El eje agrietado está detrás del edificio de la turbina del reactor número 2, la instalación que ha estado en crisis permanente desde el fracaso de los sistemas de refrigeración y las numerosas explosiones a raíz del terremoto del mes pasado y el tsunami .

Solucionar el problema rápidamente es fundamental porque los funcionarios creen que es una de las fuentes de que los niveles sean alarmantemente altos de radiación en el agua de mar cerca de la planta.

Publicidad

El jueves pasado, las muestras del agua de mar tomadas a 330 metros en alta mar marcaron niveles de yodo-131, 4,385 veces por encima de la norma, y el cesio-137, 527 veces más allá de lo normal. Los expertos dicen que este último  isótopo radiactivo puede ser una preocupación mayor, ya que persiste más tiempo porque tiene 30 años para perder la mitad de su radiación en comparación con una media de ocho días de vida de los isótopos de yodo-131.

Las autoridades deben descubrir cómo es que el agua contaminada se metió en el fuste del hormigón. Había 1,000 milisieverts por hora de radiación, que es más de 330 veces la dosis promedio que un residente en un país industrializado recibe en un año.

El funcionario de la seguridad nuclear, Nishiyama, dijo que la hipótesis es que el agua inyectada en las últimas semanas al reactor 2, para ayudar a enfriar sus barras de combustible nuclear, de alguna manera se bajó.

"Estamos suponiendo y esperando (que el agua) se quedara en el recipiente de contención en forma de vapor después de ser enfriado", dijo. "Sin embargo, pudo haber fluido en el edificio y, a continuación, de la zanja."

Averiguar por qué y cómo sucedió, y más aún, ¿qué hacer al respecto, promete ser una labor "excepcionalmente difícil", dijo el físico James Acton, con sede en Washington.

Para ello, los funcionarios deben inspeccionar una serie complicada de tuberías en el interior del ambiente peligroso radiactivo que existe actualmente en el edificio de contención.

Esta lucha es un enorme desafío para Tokyo Electric y los funcionarios japoneses, ya que hay enfrentarse a la magnitud del desastre y trabajar sin descanso para mantener el combustible nuclear fresco y evitar la posterior liberación de material radiactivo.

El costo humano de la catástrofe natural se notó de forma contundente este sábado, cuando un funcionario de la compañía eléctrica anunció que dos trabajadores habían desaparecidos desde el terremoto  de 9,0 grados de magnitud 11 de marzo y que fueron encontrados muertos en el sótano del edificio de la turbina del reactor 4. Tanto los hombres, de 21 y 24 años, parecían haber sufrido múltiples lesiones traumáticas. Sus restos fueron encontrados el miércoles.

Más de una docena de personas se han reportado heridos en las últimas tres semanas en la panta. La mayoría de sus lesiones fueron ligadas a las explosiones causadas por la acumulación de hidrógeno en los complejos números 1 y 3 del reactor. Nishiyama dijo que hay un plan para inyectar nitrógeno no inflamable en los reactores 1, 2 y 3 para evitar otra explosión de hidrógeno.

Una acumulación de hidrógeno es un signo temprano de daño al núcleo de un reactor de sobrecalentado. Pero Nishiyama dijo que no había sonado la alarma sobre el aumento de la presión.

Mientras tanto, continúan los esfuerzos para evaluar la cantidad y el impacto de la radiación que ya ha escapado.

A pesar de todas estas dificultades, ha habido buenas noticias recientemente en el frente nuclear.

Las cifras publicadas este fin de semana por los ministerios de salud y ciencia de Japón mostraron niveles de yodo radiactivo y cesio que las verduras de las prefecturas de Niigata y Fukushima habían caído por debajo de los límites normales.

Publicidad
Publicidad