Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La OTAN, "quizá por error", atacó a los rebeldes y rechaza disculparse

La Organización del Tratado del Atlántico Norte admitió que por error bombardeó a las fuerzas opositoras, pero no ofrecerá disculpas
vie 08 abril 2011 07:31 AM
Rebeldes en hospital tras ataque aéreo
AFP_Libia_Al-Brega_rebeldes Rebeldes en hospital tras ataque aéreo

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) admitió este viernes que quizá por error bombardeó a las fuerzas opositoras libias durante un ataque aéreo mortal este jueves, pero se negó a disculparse.

El contraalmirante de la Marina Real Británica, Russell Harding, dijo que las fuerzas de la OTAN "quizá" impactaron los tanques rebeldes durante el ataque aéreo del jueves.

"No voy a disculparme", dijo Harding, comandante adjunto de la operación de la OTAN. "La situación sobre el terreno es fluida y no teníamos la información sobre el uso de esos tanques por parte de las fuerzas de oposición".

Smith señaló que la OTAN se enteró recientemente de que las fuerzas de oposición están usando estos vehículos. En el pasado —detalló—, las fuerzas leales a Moammar Gadhafi usaron esos tanques para dañar a los civiles.

"Hay una gran cantidad de vehículos que van y vienen", agregó. "Es muy difícil distinguir quién está manejándolos".

Dos combatientes rebeldes y dos médicos murieron cuando los aviones dispararon misiles contra una formación de rebeldes entre Brega y Ajdabiya, en el frente de batalla de Libia este jueves, dijeron testigos a CNN. También aseguraron que no han visto aeronaves libios en el cielo desde que la OTAN estableció una zona de exclusión aérea .

Publicidad

Los ataques aéreos también hirieron a 14 personas y seis más siguen desaparecidos , informó el general Abdul Fattah Yunis, comandante de las fuerzas rebeldes.

Tras el ataque, en un hospital cercano el ánimo de tristeza cambió rápidamente al de ira, a donde fueron llevados los heridos, quienes ya estaban desmoralizados por la superioridad bélica del ejército libio en el pasado.

"¡La OTAN, la OTAN, la OTAN! No debe golpear a los revolucionarios. Estamos indefensos", gritó una persona.

Ahmed Abu Bakr, un médico que llegó a Libia desde Alemania para apoyar a los voluntarios, dijo que nunca pensó que debería cuidar de las heridas provocadas por el fuego amigo.

"Estoy muy triste", dijo. "Ellos vinieron aquí para ayudar, no para perjudicarnos".

Éste puede ser el segundo ataque aéreo de la OTAN en menos de una semana; el primero mató e hirió a los hombres en el lado equivocado, aseguraron los rebeldes.

La semana pasada, los ataques aéreos bombardearon vehículos rebeldes y mataron al menos a 13 combatientes en la zona de Al-Brega, dijo un portavoz de la oposición libia. La OTAN está investigando este incidente.

Después del ataque aéreo de la semana pasada, las tropas de Gadhafi se reforzaron y provocaron la retirada de la oposición, agregó Yunis.

Aseguró que los rebeldes habían notificado a la OTAN de sus movimientos de tanques y de su presencia.

"No hay tensión entre nosotros y la OTAN, es una situación de guerra y entendemos que se cometen errores", dijo Yunis.

Harding señaló este viernes que no creía que la OTAN deba fortalecer las comunicaciones con los rebeldes. "Tengo que ser sincero, no creemos que debemos mejorar las comunicaciones. Tenemos que ver dónde están siendo atacados los civiles y ver si podemos tomar medidas".

Pocas horas después del bombardeo aéreo, los civiles y los rebeldes, por temor a un enfoque por parte de las fuerzas pro-Gadhafi, se retiraron de Ajdabiya, con cientos de vehículos y camiones civiles cargados con lanzacohetes y municiones hacia las afueras de la ciudad en dirección de la sede de la oposición en Benghazi.

Los ataques de los aliados sucedieron en medio de un estancamiento mortal entre las fuerzas pro-Gadhafi y los combatientes rebeldes, mientras que las maniobras diplomáticas podrían poner fin al conflicto.

Algunos se han preguntado si las fuerzas rebeldes desarmadas podrán prevalecer y si la OTAN tiene la estrategia correcta para ayudar.

Robert Baer, ​​un ex agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), dijo que la OTAN tendrá que poner tropas sobre el terreno para ayudar a planificar los ataques aéreos.

"La zona de exclusión aérea no está funcionando", dijo Baer al programa AC360 la noche de este jueves. "Para mí no es una sorpresa que la OTAN haya bombardeado las fuerzas rebeldes. De alguna manera tiene un pie en esto, pero no del todo. La lógica de este conflicto es que hay que poner a la gente sobre el terreno".

En el frente diplomático, un ex legislador de Estados Unidos que ha tratado de reunirse con Gadhafi dijo a CNN que este viernes será su última oportunidad.

Curt Weldon señaló que le dirá al líder libio apartarse y tomar otras medidas para poner fin al derramamiento de sangre. Weldon dijo que se ha reunido con otros funcionarios libios, entre ellos el Primer Ministro y el hijo de Gadhafi, Saadi, para transmitirles la postura del gobierno de Barack Obama sobre la crisis y reforzar la importancia de un alto al fuego inmediato supervisado por las Naciones Unidas para proteger a los civiles.

"Estoy aquí sólo porque quiero evitar la guerra", señaló Weldon a CNN. "No quiero ver a los soldados estadounidenses muertos, y no quiero ver más libios inocentes asesinados".

El Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) informó que uno de sus buques humanitarios cargado con alimentos, suministros médicos y médicos ha llegado al puerto de Misrata, proporcionando lo que llamó un "salvavidas" para los civiles atrapados.

Misrata ha sido una de las ciudades más afectadas durante la guerra.

"Éste es un gran avance para la operación humanitaria de la ONU en Libia y nos permite llegar a decenas de miles de personas que se encuentran atrapados en una de las más feroces zonas de conflicto", dijo el director ejecutivo del WFP, Josette Sheeran. "Es vital que entreguemos estos suministros de socorro a las personas vulnerables".

Nic Robertson y Ben Wedeman contribuyeron con este reportaje.

Publicidad
Publicidad