Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los 'héroes' de Fukushima retoman la lucha contra la crisis nuclear

Tras ocho horas y media de haber evacuado las instalaciones de la planta nuclear a causa del sismo del jueves, regresaron a su actividad
vie 08 abril 2011 04:36 PM
trabajadores fukushima radiacion
trabajadores fukushima radiacion trabajadores fukushima radiacion

Trabajadores de la planta nuclear en Fukushima Daiichi volvieron este viernes a la estación luego de que un día antes una fuerte réplica sísmica los obligó a desalojarla un día antes, dijo el operador del complejo termoeléctrico.

El temblor de 7.4 grados que sacudió el jueves el norte de Japón obligó a los equipos en la planta a evacuarla. Los trabajadores regresaron a la planta luego de ocho horas y media, y hasta la tarde de este viernes no se reportaron nuevos daños, dijo la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (Tepco). 

Antes del temblor, un grupo de ingenieros había inyectado nitrógeno ininflamable a la coraza de contención del reactor número uno para contrarrestar la acumulación de este gas en la cámara. El proceso continuó mientras la planta fue evacuada, y también el bombeo de agua fresca a las unidades dos y tres, dijo Hidehiko Nishiyama, uno de los voceros de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial.

La acumulación de hidrógeno es un síntoma del sobrecalentamiento de las barras de energía en el núcleo de los reactores, que los trabajadores han batallado para mantener bajo control desde el terremoto y tsunami . Las inyecciones de nitrógeno están destinadas para desplazar el oxígeno de la coraza del reactor, reduciendo la posibilidad de una explosión, algo que es "extremadamente poco probable", según Tepco.

Una explosión de hidrógeno explotó el techo y las paredes superiores del reactor número uno dos días después del temblor y otra explosión dos días después voló el edificio del número tres. Otro estallido causado por el hidrógeno pudo dañar el reactor número dos el 15 de marzo.

Tanto la Agencia Meteorológica de Japón como el Servicio Geológico Estadounidense han clasificado el temblor del jueves con una magnitud de 7.1, aunque los japoneses lo habían catalogado como de 7.4. El epicentro fue en el océano Pacífico a 90 kilómetros del norte de la planta, cerca del epicentro del terremoto de 9 grados y el tsunami que dañaron los sistemas de enfriamiento de la planta hace cuatro semanas.

También causó una derrama radiactiva al agua por el combustible usado de los tanques de enfriamiento de otra planta nuclear, la planta eléctrica Onagawa de Tohoku , la utilidad basada en Sendai, informaron el viernes. Cerca de 15 litros de agua se derramaron, pero la concentración de partículas radiactivas era mucho menor de los niveles que podrían ser una amenaza inminente a la salud humana, dijo la empresa.

Los tres reactores en la planta de Onagawa, a unos 140 kilómetros al norte de Fukushima Daiichi, se apagaron automáticamente luego del temblor del 11 de marzo y no se han reiniciado.

Trabajadores en Fukushima Daiichi han estado batallando para evitar el sobrecalentamiento de los reactores por cuatro semanas, vertiendo toneladas de agua fresca cada hora a los reactores e intentando contener el esparcimiento de contaminación radiactiva que ha estado derramándose.

A cerca de 78,000 personas que viven en un radio de 20 kilómetros a la planta se les ordenó evacuar sus casas en los días después del temblor, y a otros 62,000 que vivían entre 20 y 30 kilómetros se les dijo permanecer a dentro de sus hogares.

Pero las lecturas del gobierno muestran que gente delante de la zona restringida podría estar expuesta a dosis radiactivas a largo plazo aun cuando las lecturas están por debajo de niveles que requieran de una evacuación, le dijo este jueves a reporteros el Jefe del Gabinete, Yukio Edano.

Edano, el hombre clave del gobierno japonés durante la crisis, dijo que el país pudo establecer estándares para la exposición de la radiación a largo plazo que podría efectivamente extender la zona de evacuación alrededor de la planta dañada.

"Es momento de que el gobierno considere sentar otra categoría para la exposición acumulada", dijo Edano. "La seguridad de la gente es la prioridad y las necesidades sociales después".

No hay una fecha establecida para tomar la decisión, dijo Edano.

Las lecturas publicadas el jueves por el Ministerio de Ciencia del país afuera del área de la zona indicaron que la exposición a largo plazo podría superar los estándares de evacuación establecidos por el gobierno en unos meses. Algunos de esos están en ciudades al noroeste, en donde permanecen vientos que han llevado partículas radiactivas de la planta de Fukushima Daiichi.

Las dosis registradas están por debajo de aquellas que pudieran generar malestar por radiación, pero podría ser un riesgo a largo plazo y generar cáncer, según médicos expertos.

A finales de marzo, el grupo antinuclear Greenpeace y la Agencia Internacional de Energía Atómica emitieron una alerta por la propagación de radiactividad más allá de la zona de 30 kilómetros.

Publicidad
Publicidad