Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un retraso en un tren provoca tensiones diplomáticas en Europa

Los gobiernos de Italia y Francia se involucraron en un conflicto, luego de que este país impidió el acceso a refugiados de Túnez
mié 20 abril 2011 10:12 AM
Tren refugiados - Italia - Francia
Tren refugiados - Italia - Francia Tren refugiados - Italia - Francia

Los gobiernos de Italia y Francia intentaron calmar las tensiones diplomáticas después de que el segundo país negara la entrada a un tren proveniente del primero con migrantes de África del Norte.

Italia se quejó con Francia después de que las autoridades bloquearan el domingo al tren con migrantes tunecinos de la ciudad fronteriza de Venimiglia, entrando por Costa Azul.

Italia emitió permisos temporales de residencia para los tunecinos, permitiéndoles viajar libremente en muchos países europeos.

El Ministro del Interior francés, Claude Gueant, dijo en Bucarest que Francia no quería continuar con las tensiones con Roma relacionadas con este incidente.

Gueant dijo que la decisión de Roma de emitir permisos temporales de residencia a más de 25,000 migrantes tunecinos que llegaron a Italia en enero, ha sido "duramente cuestionada por muchos países de la Unión Europea".

Alrededor de 300 manifestantes franceses e italianos de un grupo llamado "Tren por la dignidad", también estaban a bordo del ferrocarril como muestra de su apoyo a los 60 tunecinos que tenían la esperanza de entrar a Francia.

Publicidad

Gueant dijo que aunque Francia aceptó esta decisión, había las condiciones, concretamente que los migrantes probaran que tenían capacidad financiera para mantenerse.

Desde la agitación política que comenzó en enero pasado en África del norte y otros países árabes, un gran número de personas ha salido de Túnez y Libia con destino a Europa, donde los gobiernos han tratado de evitar una crisis de refugiados.

La guardia costera italiana dijo que tan sólo a mediados de marzo al menos 1,623 migrantes llegaban a la isla de Lampedusa en un período de 24 horas.

El Ministro de Relaciones Exteriores italiano estimó que unos 300,000 libios podrían intentar salir y podrían terminar potencialmente en su país.

Médicos sin Fronteras dijo el sábado pasado que había evacuado a casi 100 personas en bote desde Misrata, en Libia, y el lunes, el Departamento para el Desarrollo Internacional de la Gran Bretaña (DDI) afirmó que ayudaría a 5,000 migrantes que se encontraban atrapados por los enfrentamientos en el oeste de Libia.

DDI afirmó que dispondrían de 2.43 millones de dólares para contratar barcos para sacar a la gente de la ciudad de Misrata –tomada por los rebeldes– y trasladarla a Benghazi.

Andrew Mitchell, secretario de Desarrollo Internacional de la Gran Bretaña, dijo que su departamento ayudaría a financiar la evacuación con barcos contratados por la Organización Internacional de Migración, la cual afirma que la mayoría de los inmigrantes ilegales que llegan a Lampedusa son tunecinos.

Por su parte, Italia ha emitido permisos temporales de residencia a miles de migrantes tunecinos y manifestó el domingo su molestia por el hecho de que el tren fuera detenido en la frontera durante seis horas, aunque esa misma tarde reanudó su recorrido.

Sin embargo, durante una conferencia de prensa, un vocero del Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Maurizio Massari, intentó minimizar el asunto: "La situación se aclaró y el incidente se resolvió ayer (domingo). Existe un continuo diálogo entre los ministros del interior de ambos países para abordar el problema de la inmigración.

"Estamos trabajando juntos. No hay tensión. Estamos trabajando juntos para encontrar caminos para resolver el problema de la inmigración".

Según un vocero del Ministro del Interior francés, la frontera nunca se cerró pero la circulación estaba "temporalmente interrumpida para evitar cualquier riesgo de accidente", debido a una manifestación no autorizada para apoyar a los migrantes tunecinos.

Claude Gueant insistió que Francia había respetado los acuerdos de Schengen al pie de la letra y que un primer análisis de la comisión europea demostró que la decisión de detener los trenes se hizo en el marco de la normatividad.

El acuerdo de Schengen permite a la gente viajar a través de 25 países europeos sin necesidad de pasaporte.

Publicidad
Publicidad