Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Muere a los 110 años el último combatiente de la I Guerra Mundial

Claude Choules murió a los 110 años mientras dormía en un asilo de ancianos en la ciudad de Perth, Australia
jue 05 mayo 2011 05:29 PM
Veterano Guerra Mundial
Veterano Guerra Mundial Veterano Guerra Mundial

El último sobreviviente conocido de los 70 millones de combatientes de la Primera Guerra Mundial, un marinero británico que fue testigo de la rendición de la flota alemana en 1918, murió este jueves a los 110 años.

Claude Choules, que nació en Pershore, en el oeste de Inglaterra, murió mientras dormía en un asilo de ancianos en la ciudad occidental de Perth, en Australia.

Con la muerte de Choules sólo queda como la única veterana de la Primera Guerra Mundial, Florence Green, también de 110 años, que sirvió en la Real Fuerza Aérea británica fuera de combate.

La Real Marina Australiana expresó sus condolencias este jueves mientras el capitán Brett Wolski, comandante del HMAS Stirling, dijo que todos los miembros de la Marina se habían visto afectados por el anuncio. “Nuestros pensamientos están con la familia de Claude Choules en este momento triste” agregó.

Choules se unió a la Royal Navy en 1916 e inició su servicio en el buque escuela de HMS Impregnable en Devenport. Mientras servía en el HMS Revenge el joven marinero vio la entrega de la flota alemana en el estuario del río de Forth, en Esocia. También estuvo presente en la destrucción de la flota alemana en Scapa Flow.

En 1926, después de emigrar a Australia, se trasladó a la marina de ese país, y se convirtió comandante en jefe en el lado occidental durante el estallido de la Segunda Guerra Mundial .

Publicidad

A inicios de la guerra Claude fue trasladado a Esperance, en la costa sur occidental de Australia, para identificar una mina que apareció en la tierra. Después de darse cuenta que el arma era alemana, Claude fue el responsable de la eliminación de la primera mina que se encontró en el suelo australiano durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante el periodo más bajo de la campaña de los aliados, Claude se hizo responsable de la destrucción de las instalaciones y depósitos de petróleo en el puerto de Fremantle, por la posibilidad de una invasión japonesa. En 1942, Claude fue el responsable de colocar cargas de profundidad en los buques que no pudieron zarpar en Fremantle, con la intención de hundir a los buques japoneses.

Después de la guerra Claude sirvió en la policía de los muelles de Australia hasta su jubilación en 1956. Casado durante 80 años con Ethel, una enfermera de niños escoceses que vivió hasta los 98 años de edad, tuvo tres hijos, 13 nietos, 26 bisnietos y tres tataranietos, de acuerdo con el Sydney Morning Herald.

Su hijo Adrián le dijo al rotativo que había recibido un gran número de llamadas telefónicas que le ofrecían las condolencias. Sin embargo agregó que quería celebrar la vida de su padre en lugar de llorar.

“Trataba a su familia muy, muy bien, por lo que todos lo cuidaron muy bien”, dijo Choules de su padre.

Choules agregó que su padre se negó a glorificar la guerra y los desfiles del Día de Anzac. El veterano de guerra se negó a dar entrevistas tras haber concluido los combates.

Publicidad
Publicidad