Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

62 migrantes libios mueren por presunta omisión de la OTAN

Una investigación del diario 'The Guardian' reveló que un barco de la OTAN supuestamente ignoró el pedido de ayuda de un barco con migrantes
lun 09 mayo 2011 09:47 AM
guardias costeros ayudan a una embarcacion llegada de libia
lampedusa-barco guardias costeros ayudan a una embarcacion llegada de libia

La OTAN dijo el lunes que estaba investigando un reporte que indicó que unidades de la alianza no auxiliaron a un barco a la deriva procedente de Libia con inmigrantes africanos a bordo, lo que provocó la muerte de 62 personas por sed y hambre. 

El diario británico The Guardian dijo que la embarcación con 72 personas a bordo, incluidas varias mujeres, niños y refugiados políticos, tuvo problemas tras salir de Trípoli con destino a la isla italiana de Lampedusa el 25 de marzo.

El artículo dijo que a pesar de dar la alarma a la guardia costera italiana y establecer contacto con un helicóptero y un barco de la OTAN, no se llevó a cabo un intento de rescate.

Todas las personas a bordo, excepto 10, murieron después de que la embarcación estuvo a la deriva en alta mar durante 16 días, sostuvo el reporte.

"Estamos estudiando la denuncia del Guardian. Espero tener una respuesta pronto", dijo la portavoz de la OTAN, Carmen Romero.

"Los barcos de la OTAN son plenamente conscientes de sus responsabilidades respecto a las leyes marítimas globales sobre el salvamento de vidas en el mar", agregó.

Publicidad

The Guardian citó a varios sobrevivientes y otras personas que estuvieron en contacto con los pasajeros de la embarcación. Dijeron que entre las personas a bordo había 47 de Etiopía, 7 de Nigeria, 7 de Eritrea, 6 de Ghana y 5 de Sudán. Veinte eran mujeres y dos niños pequeños, uno de ellos de un año.

El diario dijo que el capitán del barco puso rumbo a Lampedusa, a 290 kilómetros de Trípoli, pero después de 18 horas comenzaron a tener problemas y a perder combustible.

Los inmigrantes usaron un teléfono por satélite para llamar al padre Moses Zerai, un sacerdote de Eritrea en Roma que dirige la organización de derechos de refugiados Habeshia, y fue él avisó a la guardia costera italiana.

Nunca llegó la ayuda

The Guardian dijo que la localización del bote se produjo a unos 97 kilómetros de Trípoli, y los guardacostas aseguraron que se dio la alarma tras el aviso de Zerai.

El periódico dijo que un helicóptero marcado con la palabra ejército apareció pronto encima de la embarcación.

Los pilotos, que llevaban uniformes militares, bajaron botellas de agua y paquetes de galletas e hicieron gestos a los pasajeros para que se mantuvieran en su posición hasta que llegara en su auxilio un barco de rescate.

El helicóptero se fue, pero no llegó ninguna embarcación de rescate.

The Guardian dijo que el 29 o 30 de marzo, el barco a la deriva fue a parar cerca de un portaaviones de la OTAN, y según los sobrevivientes, dos aviones despegaron desde el buque y sobrevolaron la embarcación mientras los inmigrantes, de pie en cubierta, sostenían en el aire a los dos niños.

Sin embargo, el diario dijo que "a partir de entonces, no llegó ninguna ayuda" y uno a uno los inmigrantes comenzaron a morir de sed y hambre.

Decenas de inmigrantes del norte de África han muerto en su intento por alcanzar las costas italianas. El 6 de abril, un bote con 200 personas a bordo se hundió al sur de Sicilia.

En ese caso, barcos de rescate italianos respondieron a una señal de socorro y lograron salvar a 50 personas en aguas maltesas.

El reporte dijo que cuando el 10 de abril el barco arribó a una playa cerca de la ciudad libia de Zlitan cerca de Misrata, sólo 11 personas a bordo estaban vivas, y una de ellas murió casi inmediatamente después de tocar tierra.

The Guardian afirmó que había llegado a la conclusión tras extensas indagaciones que era probable que el portaaviones fuera el francés Charles de Gaulle, que estaba operando en el Mediterráneo.

Publicidad
Publicidad