Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ATF reemplaza a mandos en Phoenix relacionados con ‘Rápido y furioso'

Los agentes relacionados con el operativo en Phoenix fueron removidos de sus puestos, de acuerdo con un reporte de la cadena CBS News
mar 17 mayo 2011 08:10 PM
Armas
Armas Armas

La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés) reemplazó prácticamente a todos sus mandos en Phoenix, Arizona, relacionados con la operación Rápido y furioso , de acuerdo con un reporte de la cadena CBS News .

El operativo fue ejecutado en Phoenix, en el sur del país, con el propósito de detectar a grandes traficantes que enviaran armas a México. No obstante, Rápido y furioso ha generado polémica por las denuncias de algunos agentes de la ATF que dicen haber recibido órdenes para permitir que el armamento cruzara la frontera .

El titular de la sede en Phoenix, William D. Newell, fue reasignado al cuartel general de la ATF en Washington, la capital estadounidense. El agente Tom Brandon, procedente de Detroit, tomó su lugar.

Otros funcionarios reemplazados son George Gillet, Jim Needles, David Voth y Hope McAllister, aunque ninguno de ellos ha recibido algún tipo de sanción disciplinaria, según CBS News.

Hasta la noche de este martes (hora de la Ciudad de México), los nombres de los involucrados seguían apareciendo en la página de la ATF , pero fuentes de la oficina dijeron a la cadena que ese reemplazo de altos mandos “no tiene precedentes”.

El Departamento de Justicia, del que depende la ATF, niega que Rápido y furioso incluyera entre sus estrategias el tráfico controlado y ordenó iniciar una investigación para esclarecer los señalamientos de los agentes.

Publicidad

Mientras tanto, el Congreso estadounidense acusa al gobierno de ocultar información sobre el caso y bloquear las indagatorias al respecto.

Incluso, el representante republicano Darrell Issa, presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara Baja, amenazó al director de la ATF, Kenneth Melson, con acusarlo de desacato si no entrega los documentos sobre el operativo que el Legislativo ha solicitado.

Los agentes que han revelado las presuntas estrategias de Rápido y furioso dicen que unas 2,500 armas pudieron haber llegado hasta grupos del crimen organizado en México.

A través de la Procuraduría General de la República (PGR), el gobierno de ese país solicitó a la Casa Blanca que dé “celeridad” a las investigaciones para esclarecer las acusaciones.

 

Publicidad
Publicidad