Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El gobierno de Berlusconi pierde las alcaldías de Milán y Nápoles

La administración de centroderecha encabezada por el polémico primer ministro italiano perdió el control de la capital económica del país
lun 30 mayo 2011 02:36 PM
Berlusconi visita Rumania
EFE. Silvio Berlusconi-Italia Berlusconi visita Rumania

El candidato de centroizquierda Giuliano Pisapia ganó la alcaldía de Milán en la segunda vuelta de las elecciones municipales celebradas en Italia, según los resultados definitivos publicados por el Ministerio del Interior italiano.

Pisapia alcanzó el 55% de los votos frente al 44% que lograría la alcaldesa saliente, Letizia Moratti, candidata del Pueblo de la Libertad (PDL), en el que milita el primer ministro Silvio Berlusconi.

En Nápoles, la otra gran ciudad que necesitó una segunda vuelta para elegir a su alcalde, otro candidato de centroizquierda, Luigi De Magistris, de Italia de los Valores (IDV), se impuso al candidato de centroderecha Gianni Lettieri con un 65% frente a un 34%.

La victoria de Pisapia es el final de 20 años de un gobierno municipal conservador en Milán, además de un duro revés para Berlusconi, quien planteó estas elecciones como un plebiscito para su gobierno y se concentró en la campaña electoral de la primera vuelta al presentarse como cabeza de lista en Milán, la capital de Lombardía, como le permite el peculiar sistema electoral italiano.

Ante la posibilidad de perder la alcaldía de la capital económica del país, Berlusconi llegó incluso a plantear el traslado de dos ministerios a Milán la pasada semana tras el revés de la primera vuelta y para apaciguar los ánimos de sus socios de la Liga Norte (LN).

El malestar de la formación federalista quedó patente en estos últimos días en las declaraciones de su líder Umberto Bossi, quien dijo: "Antes el PDL ganaba votos con la Liga, ahora la Liga pierde votos con el PDL".

Publicidad

Pisapia ya se había colocado por delante en la primera vuelta celebrada hace dos semanas, cuando obtuvo el 48% de los sufragios, frente al 41% de Moratti, aunque en aquella ocasión no logró alcanzar el mínimo necesario para obtener la alcaldía de forma directa.

En Nápoles, la primera vuelta ya dejó fuera de la carrera al candidato del Partido Demócrata (PD), Mario Morcone, representante de un centroizquierda que gobernó la ciudad los últimos 15 años y quien afectaron los numerosos escándalos de corrupción internos y su mala gestión de las crisis de las basuras que han azotado la ciudad.

Las autoridades napolitanas han acusado al gobierno de Berlusconi de propiciar un problema en la recolección de los residuos sólidos para evidenciar al gobierno opositor en las vísperas de las elecciones. La acumulación de basura en las calles de la ciudad motivó protestas ciudadanas ante los malos olores y los constantes incendios en los tiraderos improvisados.

En esta segunda vuelta competían Lettieri, del PDL, y De Magistris, del progresista IDV, a quien Berlusconi calificó de "agitador político y demagogo", el mismo día en que afirmó que los que votaban a la izquierda "no tenían cerebro".

Otra de las alcaldías en juego es la de Cagliari, en la isla de Cerdeña, donde el candidato del centroderecha Massimo Fantola ganó por el 59% de los votos al joven Massimo Zeda, candidato del centroizquierda, quien quedaría con un 40% de los sufragios.

En estas elecciones municipales parciales, Italia renueva 1,315 ayuntamientos y 11 diputaciones provinciales, la mayoría de las cuales quedaron decididas en la primera vuelta celebrada el 15 y 16 de mayo pasados.

El gobierno de Silvio Berlusconi se ha visto afectado por la crisis económica y la inmigración ocasionada por las revueltas en el norte de África, además de constantes enfrentamientos con la oposición.

Manifestaciones ciudadanas paralizaron las principales ciudades italianas a principioes de mayo en protesta por las políticas económicas del gobierno, lo que coincidió con un paro de labores de trabajadores de aeropuertos, ferrocarriles y transportistas, que según una central gremial alcanzó el 60%.

El septuagenario ministro ha enfrentado al menos 10 juicios que él ha acusado de estar motivados políticamente. Entre las acusaciones en su contra están evadir impuestos en la compra de derechos televisivos y de películas, y un escándalo sexual por supuesto sexo con una menor de edad .

Berlusconi descartó en abril pasado contender por la reelección en las elecciones de 2013 y señaló al ministro de Justicia, Angelino Alfano, como su posible sucesor.

Publicidad
Publicidad