Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La fiscalía libera los recursos incautados al Vaticano por presunto lavado

Se ordenó la liberación de 23 millones de euros que fueron incautados en septiembre pasado durante una investigación sobre lavado de dinero
mié 01 junio 2011 01:39 PM
vaticano
plaza de san pedro vaticano

La fiscalía de Roma ordenó este miércoles la liberación de 23 millones de euros (unos 33 millones de dólares) del banco del Vaticano, que fueron incautados en septiembre pasado en una investigación por supuesto lavado de dinero.

Según la investigación de la fiscalía , el presidente del Banco Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, y otro importante directivo, violaron las normas sobre la prevención del blanqueo de dinero, pues varios millones de euros que serían transferidos a JP Morgan de Fráncfort, Alemania, y a otras tres entidades de la Banca del Fucino eran operaciones irregulares.

La jueza María Teresa Covatta decretó la incautación preventiva de 23 millones de euros depositados en una cuenta del banco Credito Artigiano a nombre del Banco Vaticano, conocido como Instituto para las Obras de la Religión (IOR).

Los responsables del Banco Vaticano, según se dijo en septiembre pasado, omitieron los datos sobre los sujetos por cuenta de quienes ejecutaban las operaciones y no facilitaron información sobre el objetivo y la naturaleza de las mismas, lo que implicó que, por primera vez, se congelaran las cuentas .

Este miércoles, en una ordenanza firmada por el procurador adjunto Nello Rossi y el ministerio público Stefano Roco Fava, se dio marcha atrás en el decomiso de los recursos que, originalmente, estaban distribuidos en dos bancas italianas.

En la investigación se mantienen como “indagados”, por supuesta violación de las normas contra el reciclaje de capitales, además de Tedeschi, el director general, Paolo Cipriani.

Publicidad

El motivo principal de la orden de liberación emanada este miércoles fue la publicación, de parte de las autoridades del Vaticano, de una ley contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, que data del 30 de diciembre de 2010.

Entre otras cosas, la fiscalía reconoció que ha existido un cambio significativo que incluye, de parte del Vaticano, obligaciones de adecuada verificación, registro y conservación de los datos generales de los propietarios del dinero que gestiona la institución.

Los 23 millones de euros serán recolocados en la idéntica situación en la cual se encontraban antes de la disposición del 6 de septiembre de 2010.

Publicidad
Publicidad