Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Yemen: celebran miles mientras Saleh es operado en Arabia Saudita

Un alto funcionario de EU dijo que Saleh sufrió heridas de bala y severas heridas en el rostro y pecho, pero el vocero yemení dijo que no
dom 05 junio 2011 10:31 AM
yemenies celebran la salida de saleh del pais
yemen-celebracion yemenies celebran la salida de saleh del pais

La condición de la salud del presidente de Yemen , Ali Abdullah Saleh, es incierta tras el ataque en su palacio. Diplomáticos de occidente dicen que está en una neurocirugía en Arabia Saudita, mientras que el vocero de su partido insiste en que solo le están haciendo chequeos médicos.

Un alto funcionario estadounidense dijo que Saleh sufrió heridas de bala y severas lesiones en el rostro y en el pecho. Agregó que no está claro qué tan seria es su condición. El funcionario declinó ser identificado por la seriedad del asunto.

Saleh voló a Arabia Saudita este sábado, luego del ataque del viernes, y el vicepresidente Abed Rabbo Mansor Hani quedó a cargo .

Decenas de miles de manifestantes antigubernamentales celebraron en las calles de la capital, Saná, y de Taniz este domingo, dijeron testigos a CNN.

El mayor bloque opositor hizo votos para que Saleh no regrese en Yemen. "El pueblo hará todo lo que está en sus manos para evitar que Saleh vuelve a entrar al país", dijo el vocero de de la Junta de Partidos Reunidos, Mohammed Qahtan.

Un joven activista, Ibrahim Mothana, dijo que entendía las celebraciones en Saná pero advirtió que podría ser demasiado pronto. "Es difícil saber qué significa la partida de Saleh, si es temporal o es fue planeada detrás de bambalinas entre la comunidad internacional y el gobierno de Yemen", se preguntó.

Publicidad

Un activista antigubernamental, Riyadh Ali, opina diferente: "Nuestra celebración comienza ahora". Y predijo que Saleh "no tendrá el valor de regresar al país después de ser atacado por su propio pueblo".

El vocero del partido gobernante, Tarq Shami, dijo este domingo que la salud de Saleh "está muy bien y está en una visita ordinaria".

"Saleh no está enfermo y regresará a Yemen pronto", añadió.

Saleh quedó herido en un ataque a la mezquita de su palacio el viernes . Funcionarios de gobierno investigan si el brazo local de Al-Qaeda está detrás de él. En un principio señalaron a una tribu rebelde como la posible culpable.

El presidente de Yemen viajó a Arabia Saudita el sábado y fue internado de inmediato en un hospital poco después de que su avión aterrizó en Riad. La condición médica de Saleh es peor de lo que se creía, dijo una fuente del gobierno Saudí a CNN.

Hadi tomó las responsabilidades de Saleh el sábado, informó el vocero del gobierno yemení, Abdu Ganadi.

La salida de Saleh del país ocurre tras meses de disturbios en la empobrecida nación del Medio Oriente, una zona clave en la lucha contra Al-Qaeda.

En días recientes estallaron batallas callejeras en la capital, Saná, entre fuerzas de gobierno y miembros de la poderosa tribu Hashed.

El viernes, las fuerzas de seguridad de Yemen atacaron la casa de Sadeq al-Ahman, uno de los líderes de la tribu, y a quien se culpó originalmente de estar detrás del ataque al palacio presidencial.

El tiroteo dejó 10 muertos y 35 heridos, de acuerdo con Fawzi Al-Jaradi, funcionario de Hamil al-Ahmar, una confederación de la tribu liderada por Sadeq al-Ahmar.

Los manifestantes han exigido la salida de Saleh durante meses, mientras que los encuentros violentos entre las fuerzas de seguridad y los hombres de la tribu Hased han aumentado considerablemente en semanas recientes.

El Consejo de Cooperación del Golfo, formado por seis naciones vecinas del Golfo Pérsico, ayudaron a establecer a un pacto que establecía fechas para que Saleh dejaría el poder, pero el presidente se negó a firmarlo en varias ocasiones .

Mientras tanto, la revuelta popular continúa este fin de semana. Militantes islámicos mataron a 10 soldados en dos emboscadas, dijo el Ministerio del Interior.

Los ataques fueron contra dos escoltas de soldados. Uno sucedió el sábado por la tarde y el otro el domingo por la mañana. Los dos ocurrieron en la provincia de Abyan.

"El ataque es el séptimo de militantes islámicos en más de cinco días contra fuerzas de gobierno", dijo el funcionario de gobierno. "Más de 50 soldados han muerto en los últimos 10 días".

El funcionario prefirió no ser identificado porque no está autorizado para hablar con los medios de comunicación.

Publicidad
Publicidad