Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las inundaciones en China tienen un costo financiero y emocional

Las inundaciones han afectado al sureste de China, donde han cobrado la vida de 175 personas y afectando a más de 1.6 millones
mié 22 junio 2011 02:11 PM

Deng Jiangyi examina el agua lodosa, árboles caídos, postes eléctricos y una bandada de patos, mientras viaja en un bote de remos que lo lleva a casa.

"Las inundaciones de este año fueron tan extremas que casi el pueblo entero se sumergió ", se lamentó el granjero de 66 años. "Todo desapareció, todo". 

Casi todos los 1,600 residentes del pueblo perdieron sus medios de subsistencia, con su cosecha y ganado bajo el agua.

La última vez que Deng vio a su pueblo convertido en un lago fue en 1955, cuando una inundación similar afectó a Zhoushang en el sur de China. 

Publicidad

"Tuvimos que huir a la montaña cercana y refugiarnos en un templo ahí", recordó. 

Esta vez Deng logró encontrar asilo en la parte más alta de su casa de tres pisos, aunque dijo que el agua les llegaba hasta el pecho ahí. 

Más de la mitad de sus vecinos tuvieron que ser evacuados por el gobierno. En toda la provincia de Zhejiang, en donde se encuentra Zhoushang, las autoridades dijeron que llevaron a 292,000 a refugios luego de que la inundación destruyera 8,400 casas y causara pérdidas económicas por 1.2 mil millones de dólares.

La inundación, que empezó como una fuerte lluvia el 3 de junio, ha cobrado al menos 175 vidas en el sur y el este de China , dijo el ministro de Asuntos Civiles esta semana. Otras 86 personas están perdidas. Trece provincias han sido evacuadas y las pérdidas económicas directas han alcanzado los 32.03 mil millones de yuanes (4.9 mil millones de dólares), dijo el ministerio. 

Deng dijo que perdió varios miles de dólares en algodón y cacahuate, pero pese a  no tener un seguro, intentó poner una cara valiente. 

"El Estado se preocupa por nosotros", dijo. "Estoy seguro que habrá compensaciones del gobierno".

Otros no están seguros y se quejan con CNN de lo que ellos perciben como ineptitud e indiferencia oficial

Incluso con el sol reemplazando las lluvias, algunos aldeanos dijeron que el esfuerzo del gobierno para drenar el agua es tan lento que haría de la aldea una "olla ardiente" por otra semana más.

Hu, de 54 años, dijo que se siente abrumada mientras está junto a su casa devastada.

"No tengo mucho dinero para reparar la cocina colapsada y todavía tengo que pagar las facturas médicas de mi esposo", dice, mientras se le quiebra la voz. "Y toda mi cosecha se perdió este año".

"Escuché que habría más aguas", añadió mientras se enjuga las lágrimas. "Espero que el gobierno nos ayude, ofreciéndonos alguna ayuda financiera para aliviar nuestra carga".

Publicidad
Publicidad