Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

'Maiti Nepal' lucha contra el oscuro mundo de la prostitución en Nepal

Entre 10,000 y 15,000 mujeres y niñas son secuestradas en Nepal para ser llevadas a los burdeles de la India
vie 24 junio 2011 06:44 AM
Nepal trata de personas
Nepal trata de personas Nepal trata de personas

Nota del editor: La actriz Demi Moore se alía con el Proyecto Libertad de CNN para realizar un contundente documental . Moore –una apasionada defensora de las víctimas de la trata de personas– viajó a Nepal para reunirse con la ganadora del premio “Hero of the Year” de CNN, Anuradha Koirala, así como con las miles de mujeres y niñas que la organización de Koirala ha rescatado de la prostitución forzada. El estreno del documental será el domingo el 26 de junio.

(CNN) — En un punto de revisión saturado y con mucho movimiento en la frontera de la India y Nepal, Anuradha Koirala se mueve rápidamente entre camiones de carga, tractores y autobuses de pasajeros que esperan la inspección.

Esta es la mejor oportunidad, y posiblemente la única, que Koirala tenga para salvar a niños nepaleses de una vida de tráfico sexual.

“Las niñas son traídas de las aldeas por gente que las atraen diciéndoles que les darán un buen empleo”, afirma Koirala, ganadora del premio Héroe del año 2010 que otorga CNN.

Su organización, Maiti Nepal, intercepta cuatro o cinco niñas al día. Es un esfuerzo agotador e infinito. 

Según el Departamento de Estado estadounidense, entre 10,000 y 15,000 mujeres y niñas de Nepal son traficadas a la India y posteriormente explotadas sexualmente cada año. Aproximadamente la mitad son niñas.

Publicidad

Desde 1993, Maite Nepal ha rescatado a 12 mil víctimas de esclavitud sexual, muchas de ellas traficadas con la ayuda de parientes o conocidos.

¿Cómo es posible que tantos niños sean vendidos por sus propias familias para fines sexuales?

La respuesta se encuentra entre el pasado reciente de Nepal y en su vecino sureño de mucho mayor tamaño, la India.

Agencias internacionales consideran a Nepal –un pequeño país Himalaya de 30 millones de habitantes– una fuente para la trata de personas. Los países “fuente” tradicionalmente comparten un ADN similar: naciones azotadas por la pobreza y debilitadas por guerras, corrupción o desastres naturales.

En las últimas décadas, Nepal ha sufrido estas situaciones, haciendo vulnerable a un gran sector de su población no únicamente al desempleo, hambre y enfermedades, sino también a la trata de personas.

“En Occidente, si alguien te dice que quiere a tu hijo, lo golpearían o dispararían”, afirma Koriala. “Pero aquí, las familias son engañadas todo el tiempo”.

Es una práctica común en algunas partes del tercer mundo. Un traficante se acerca a una familia pobre que lucha por satisfacer las necesidades básicas de sus hijos. Les puede ofrecer una pequeña cantidad de dinero para llevar a sus hijas a la ciudad, donde podrían trabajar en una fábrica e ir a la escuela.

Los padres desesperados pueden estar conscientes del peligro de este tipo de tratos, pero prefieren ignorar su sentido común con la esperanza de que las promesas sean de buena fe.

¿Por qué acaban tantas niñas nepaleses en las zonas rojas de la India?

Organizaciones de caridad señalan que la demanda por estas niñas se explica por las altas ganancias que generan para los dueños de los burdeles y por la preferencia de los clientes hindús hacia el tono de piel claro de las nepaleses.

Asimismo, afirman que los clientes prefieren a chicas jóvenes y “nuevas”, probablemente por miedo a contagiarse de VIH/Sida.

“Las niñas que nos encontramos tienen entre 6 y 16 años”, afirma Koirala.

De vuelta en la frontera, Koirala continúa con su batalla para evitar que más niños se conviertan en presas. Ella lleva a cabo inspecciones subiéndose a camiones y buscando víctimas potenciales.

Según sus propias estimaciones, Maiti Nepal rescata solamente un 20% de las víctimas de tráfico que salen del país. Y con puestos en sólo 10 de los 24 cruces fronterizos, es seguro que hayan más niñas sufriendo en las sombras.

Publicidad
Publicidad